lunes, abril 15, 2024
- Publicidad -

La acusada del crimen de la urbana buscó información de sueños con homicidios

No te pierdas...

Rosa y Albert, miembros de la Guardia Urbana de Barcelona, están acusados del asesinato de Pedro Rodríguez, también miembro de este cuerpo policial y novio de ella, cuyo cadáver apareció dentro de su coche calcinado en las inmediaciones del pantano de Foix, en mayo de 2017.

Así lo han explicado los investigadores del caso en la vigésima sesión del juicio por la muerte de Pedro Rodríguez, en base al contenido que encontraron en los teléfonos móviles de los dos acusados y de la víctima.

Del móvil de Peral se extrajo el historial de búsqueda en internet de las semanas previas al crimen, que los investigadores creen que ocurrió en la madrugada del 1 al 2 de mayo, y hoy han leído en voz alta al jurado popular los términos de búsqueda que utilizó la novia de la víctima los días 20 y 23 de abril.

Entre estos términos destacan expresiones como «significado soñar con suicidio», «sueños de homicida», «soñar con accidente» y «significado soñar con ver a alguien caer al vacío».

Los investigadores se han limitado reproducir las palabras halladas en el móvil de Peral, ya que corresponderá a los peritos psicológicos hacer una interpretación de estas búsquedas cuando comparezcan ante el jurado la semana que viene.

Otro de los puntos de discusión de la sesión, dedicada al interrogatorio de los peritos por parte del abogado de Albert López, José Luis Bravo, ha sido el análisis de las llamadas y mensajes de los acusados en la madrugada en que creen que mataron a la víctima.

El letrado de López ha expuesto que entre las 21:20 horas, cuando Peral y la víctima llegaron a casa tras pasar un día en el campo con las hijas de ella, y las 22:24 horas, Peral habló con López, su padre y su madre y escribió varios mensajes de Whatsapp, llegando a un total de 18 comunicaciones, por lo que ha preguntado a los agentes a qué atribuían esta «actividad frenética».

A lo que los analistas han contestado que les sugería una «planificación» de lo que iba a hacer aquella noche junto a López, apuntando que la llamada entre ambos, a las 21:53 horas, fue el «desencadenante» del asesinato.

En ese momento, Bravo ha señalado un dato de la geolocalización del móvil de Albert y que apoyaría su tesis de que fue Rosa quien mató a Pedro por propia voluntad y que él se limitó a ayudarla a deshacerse del cuerpo: que este llegó al chalet dónde vivían Rosa y Pedro a las 02:47 horas de la madrugada, casi cinco horas después de la llamada entre ambos.

«¿No barajan ustedes la posibilidad de que Albert se enterara de la muerte de Pedro en la primera llamada y tardara cinco horas en llegar porque se estaba planteando si ir?», ha preguntado el letrado de la defensa de López a los peritos informáticos.

La respuesta de los peritos, no obstante, ha sido que el motivo de la tardanza, según su «hipótesis», se debió a que existía un «acuerdo» previo para actuar con esta sucesión de hechos: en el momento de la llamada -21:53- se inicia algo «que ya tenían planificado».

La tesis de la Fiscalía, de hecho, contempla que lo pactado era que Rosa drogaría a Pedro al llegar a casa y que Albert iría al chalet pasadas unas horas para finalizar el plan y deshacerse del cadáver.

Estrella Digital

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -