miércoles, noviembre 30, 2022

Melania envidiada

Donald Trump visitó el martes pasado el Estado de Texas anegado por lluvias catastróficas. Su esposa Melania le acompañaba.

Ambos con ropa “casual”, es decir, deportiva, cómoda e informal, al estilo de su país, y con gorra de visera. La de Donald, blanca, arbolaba las siglas “USA”. La de Melania, negra, rezaba “FLOTUS”. A los norteamericanos les encantan las siglas. Estas corresponden a “First Lady of the United States” (Primera Dama de los EEUU). Es una abreviatura que empezó a usarse cuando Nancy Reagan. ¡Genial!

Melania también estaba genial. Pantalón negro y camisa blanca. El pelo recogido, gafas de sol grandes y unas zapatillas deportivas blancas. Su conjunto era aceptable para las circunstancias. Eso sí, atractiva y guapa porque a esa ex-modelo cualquier cosa le va bien, mejorando lo presente en cualquier parte del mundo.

No sorprende, pues, que toda clase de resentidos le busquen defectos. Es el precio de ser de buen ver, haberse casado con un ricachón y ser la esposa del Presidente de los EEUU. Ella no es una intelectual, ya lo sabemos. ¡Tampoco es que haya tantos en este mundo! Entonces, los palos maluveros buscan su aspecto.

Salió de la Casa Blanca con tacones altísimos y finos, cambiándolos luego en el avión por las mencionadas deportivas, inmaculadas, antes de llegar a Texas. Pero la maldad corroe enseguida y rápidamente tuitearon en las redes que con sus taconazos no estaba apropiadamente vestida para visitar a desplazados y otras víctimas. Ni siquiera esperaron a ver cómo bajaba del avión.

Eso se llama tuiteros envidiosos, de toda clase de géneros. Se ve que en EEUU la envidia carcome tanto como en España, que ya es decir. En todo caso, Melania for President en lugar de Donald…

Carlos Miranda es Embajador de España.

Carlos Miranda

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias