sábado, diciembre 10, 2022

Michel Déon, 1919-2016, un recuerdo

Pasados ya unos días, enterado tardíamente de su fallecimiento en su tierra de adopción, Irlanda, recuerdo a este escritor de ágil pluma, abiertos horizontes y gran gusto por la vida. Había leído 'Les poneys sauvages' hace muchos años y, tras conocer a su hija, Alice, que dirige la editorial La Table Ronde, tuve el privilegio de encontrar personalmente al escritor hace unos siete años.

Además de la literatura, coincidimos en el amor a Portugal y el gusto por los automóviles ingleses clásicos y hasta por los toros. Michel Déon (1919-2016) vivió en Spetsai, Grecia, y también cerca de Sintra. Fue en cierto modo un nómada que, sintiéndose muy francés, quiso alejarse de ese mundillo politizado y bastante maniqueo de las letras francesas o, mejor dicho, parisinas. 'Mes arches de Noé' recoge en trescientas páginas todo aquello, literario y geográfico, que más le marcó.

Muchos obituarios han resaltado su ideología política más que su escritura, diáfana, optimista, abierta al mundo. Cierto que estuvo en el grupo de los denominados hussards por Bernard Frank, escritores conservadores y geniales que iban a contracorriente del muy políticamente correcto St. Germain des Près. 

Pero estamos demasiado acostumbrados a medir a los escritores por el rasero político, más que por el literario, de manera que son aceptados en el parnaso los de izquierda y olvidados los de derecha, o a la inversa. Además de injusto es una tontería pseudoacadémica pues entonces tendríamos que olvidar a Quevedo, Dostoievski, Jünger, Borges, de un lado, o a Nazim Hikmet, García Márquez o Neruda, de otro, por citar los que se me vienen a la cabeza de repente.

Michel Déon nos deja una obra literaria, diarística y articulista variada y poliédrica, por así decirlo. Por ejemplo, su díptico, 'Les vingt ans du jeune homme vert' y 'Le jeune homme vert' es un cuadro vívido y vitalista de la Francia de entreguerras que nos hace sentir esa tensión siempre fértil entre la Francia del norte y del sur del Loira, entre la Francia gótica y la Francia romana, entre la atlántica y la mediterránea.

Leer a Déon, además de un placer, nos sacará de los senderos trillados y las verdades canónicas y nos refrescará el gusto por las letras francesas.

Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias