miércoles, noviembre 30, 2022

«In»

En el calendario anual del Parlamento Europeo hay varias semanas especiales marcadas que se denominan semanas de circunscripción, cuyo objetivo es que los diputados durante ese periodo semanal concertado vuelvan a sus circunscripciones electorales donde han sido elegidos para que expliquen a sus votantes el trabajo que desempeña cada diputado, y a la vez recoja las sugerencias y peticiones de sus votantes para que se defiendan en la cámara europea.

La programación de estas semanas de circunscripción tienen sus orígenes en la petición mayoritariamente de los eurodiputados británicos, quienes como sus homólogos los diputados nacionales y regionales en el Reino Unido, siguen una pauta electoral y política de cara a su electorado diferente a la que tenemos en España o en otros lares europeos, ya que para cualquier diputado británico lo primero es el elector, su votante, antes incluso que las siglas de su propio partido político. Y a ellos se deben lo primero.

La joven diputada laborista Jo Cox, madre de dos niños de corta edad, precisamente se encontraba en su circunscripción de Yorkshire, lejos de la sede parlamentaria de Londres, explicando apasionadamente a sus electores durante la campaña llamada del Brexit, por la continuidad o salida del Reino Unido de la Unión Europea, les explicaba de los encantos que tiene Europa para los británicos, y la necesidad de que el Reino Unido siguiese bajo el paraguas de la Unión Europea ya que esa decisión del «IN»  iba a traer más soluciones y riqueza a las islas que aislarse de Europa rechazando la pertenencia al club de la Unión Europea.

Una de las últimas fotos en vida de Jo Cox se la realizaron montada en una lancha a motor en compañía de sus dos pequeños hijos y su marido, y enarbolando una bandera blanca, del color de la paz, con la inscripción en mayúsculas de «IN».

Esa foto habrá sido una de las últimas que le habrán hecho en vida porque un mal sujeto la ha ejecutado vilmente, asesinándola al grito de «Gran Bretaña lo primero», tiñendo de sangre con ese atentado la campaña del referéndum, y dejando conmocionada a toda la clase política británica y especialmente a toda la ciudadanía de ese país y del mundo entero.

Cuando los hijos de Jo Cox tengan la edad suficiente para entender la tragedia que han recibido en su hogar estos días, no sé si el Reino Unido estará dentro o fuera de la Unión Europea, lo que sí tengo claro es que por ninguna idea política o lo que fuera se merece una persona ser asesinada en este mundo. Desgraciadamente en mi tierra vasca, fanáticos asesinos como el que apuñaló y acribilló a la diputada laborista los hemos sufrido y padecido, y encima ahora algunos los glorifican por ser verdugos de las personas y las ideas.

Tras un breve parón, la campaña por el referéndum europeo en todo el Reino Unido siguió su marcha, y dicen los analistas políticos que se ha rebajado la tensión que llevó a descerebrados como el extremista que empuñó el arma a asesinar a una madre y a una mujer coraje como Jo Cox, los ciudadanos dirán con sus votos si ese asesinato también ha dado la vuelta a los sondeos que hasta ese día daban por segura la victoria a los que piden la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Lo que es evidente es que del resultado final dependerá mucho para bien o para mal el futuro del Reino Unido y también del resto de la Unión Europea, porque se la juegan los dos.

De todas formas, sea lo que sea el resultado, en el recuento del «IN» habrá que sumar un voto más de oro, el de Jo Cox.

Carlos Iturgaiz

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias