miércoles, noviembre 30, 2022

21 de diciembre

Ayer se celebraron las elecciones más sorprendentes de la democracia. Las noticias que hace tan solo un mes parecían una quimera, un sueño, una pesadilla para algunos, arrastraron a un movimiento tectónico-magmático de enorme violencia del sistema de partidos que ha señoreado el panorama político español los casi últimos cuarenta años.

El partido socialista pasa a ser cuarto partido con solo 41 escaños. Le superan Podemos con 52 y el partido de Albert Rivera con 74. Mariano Rajoy en un sprint sorprendente que recordaba al Indurain de los mejores Tours de Francia dejaba boquiabiertos al staff completo de la Sexta con un brillante resultado de 148 escaños.

En Génova 13, donde salió Mariano Rajoy , Soraya y Cristina Cifuentes al balcón para saludar a una enorme multitud que vitoreaba con mucha alegría pero evidente falta de elegancia “Mariano, Mariano, les has dado por el ano”, todavía continúan las luces encendidas y se ve a gente moviéndose por los despachos. En Madrid, los populares han conseguido 15 escaños frente a los tres que han sacado con dificultad los socialistas, ya que el tercero fue el último del reparto en dura competencia con Izquierda Unida, que en el recuento final no llegó al 3% requerido. En el Mausoleo en el que se ha convertido la sede socialista de Ferraz permanecen atendiendo a Pedro Sánchez de un acongojado ataque de llanto, que dura ya catorce horas, y ha llegado una ambulancia para ingresar en La Paz a Sara Hernández, la secretaria general de ese partido en Madrid, aquejada de un violento ataque de ansiedad: la acompaña su amiga Cristina González, procesada por corrupción, que no se separa de su lado. Ximo Puig, de los socialistas valencianos, e Iceta, de los catalanes, ya han hecho declaraciones pidiendo el cese inmediato del candidato. A ellos se han sumado en una solemne comparecencia ante los medios realizada en la sede de la agrupación de Fuencarral-El Pardo Eduardo Madina y Juan Segovia, cuya rojez en sus ojos delataba un berrinche pasado por agua, pidiendo la expulsión del partido de los responsables de la campaña, a quienes acusan de connivencia intencionada, traidora y culpable con el Partido Popular.

En las fuerzas regional-nacionalistas tampoco se han librado del maremoto. La antigua Convergencia se queda con 4 escaños y Esquerra Republicana con 10. Coalición Canaria, con un solitario escaño, se lleva un gran disgusto. El PNV consigue el único resultado esperado con 5 escaños y Bildu cae a 2. Otra noticia esta mañana es la detención  por la Interpol de varios expolíticos nacionalistas catalanes incursos en casos de corrupción en un aeródromo privado cerca de Perpiñán con documentación falsa y dispuestos a despegar en un jet privado con dirección a Bahamas.

Albert Rivera está esperando el resultado de los Focus Group para calcular sus declaraciones sobre si apoyará a Rajoy en primera o segunda votación. Inés Arrimadas no sabe qué pensar y la inteligente belleza de Begoña Villacís recomienda dejarse de tonterías y apoyar al PP, que de la izquierda ya se sabe como actúan en el Ayuntamiento de Madrid.

Podemos convocará en breve una gran Asamblea en el Santiago Bernabéu, asamblea que se presenta difícil, ya que desde Zaragoza y Andalucía surgen amenazas de explosión para desde fuera conseguir paradójicamente, desde la ruptura, la Unidad Popular con Bildu, la CUP y los más radicales gallegos. Er Kichi se perfila como líder de la oposición interna, pero advierte de que llevará el Cuartel General de Podemos a Cádiz, que él de allí no se mueve.

Mariano Rajoy está sereno. Ha recibido llamadas de Cameron, Hollande, Merkel y Obama de felicitación sincera. Él ha hablado a su equipo, sobre todo a Soraya, que ha hecho una gran campaña, y les ha dicho simplemente que se han conseguido los objetivos, les agradece el durísimo trabajo y anuncia cambios, cambios en positivo.

Se retira tranquilo a la placidez de su casa después de la dura batalla y termina con lentitud calculada un tardío desayuno con Viri, los niños y su padre. Después correrá un buen rato. Piensa con tranquilidad: ha merecido la pena.

Juan Soler

Senador de España

Juan Soler

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias