lunes, diciembre 5, 2022

Recuperación económica

Acabo de leer estos días un periódico nacional, que por cierto no es sospechoso de ser cercano a mi partido, y sí en cambio ser diario de cabecera de los socialistas, que dicho periódico editorializaba en sus páginas centrales sobre la recuperación económica española reconociendo que esa recuperación es un hecho, y que los diferentes datos económicos demostraban un mayor crecimiento de la economía española.

No harían mal los dirigentes socialistas en leer detenidamente editoriales como este para darse cuenta del ridículo que están haciendo en esta campaña electoral de las elecciones europeas cuando vienen a negar la mayor, es decir, la evidente recuperación española en los mercados nacionales e internacionales, y que demuestran que esos discursos catastrofistas que hacen sobre nuestra economía y sobre las medidas que han tomado y siguen tomando desde el gobierno de Mariano Rajoy están completamente fuera de tono y de la realidad.

Los que hemos visto y vivido desde las propias instituciones europeas a dónde nos condujeron las políticas económicas socialistas en la época del presidente Rodríguez Zapatero nunca podremos olvidar que España sufrió el desprecio de sus socios europeos por la mala praxis de los socialistas que llevaron a nuestro país a hundirlo hasta tal punto que estuvimos a punto de ser rescatados, con lo que conllevaba la intervención de nuestra economía por el Banco Central Europeo, y donde a la vez recordábamos como la prima de riesgo alcanzaba cuotas impensables para cualquier país que pretenda competir en materias económicas.

 Las políticas de izquierdas de gasto nunca contemplan el ahorro

Hoy gracias a las medidas que tomó el presidente Rajoy y su gobierno, ya nadie habla de la prima de riesgo, a ninguna mente se le pasa ni por un instante que España pueda ser rescatada, y como bien relataba esa editorial periodística, España avanza hacia la clara recuperación, sabiendo que hay mucho camino por andar todavía y que las medidas que se tomaron y que repercuten en la mayoría de las familias españolas fueron muy duras y dolorosas, difíciles de tomar, pero que están dando su fruto y comienzan a sacar a España del pozo oscuro donde nos habían introducido la incompetencia socialista.

Siempre que los socialistas gobiernan España se repite la misma historia, recuerdo como Javier Arenas nos contaba cientos de veces que cuando fue ministro de trabajo en el gabinete Aznar, a los pocos días de su nombramiento se dieron cuenta que no había dinero suficiente ni para pagar las pensiones de los españoles porque las políticas de izquierdas de gasto nunca contemplan el ahorro, y tras préstamos pedidos a los bancos se pudieron pagar, y cuando el Partido Popular perdió el poder en aquella época, dejó saneado el país y como se suele decir con las despensas llenas para que llegasen los socialistas con Zapatero a la cabeza y repitiesen la misma operación de anteriores gabinetes de izquierda en hundir la economía española.

La realidad es que el actual gobierno de Rajoy se encontró al llegar al poder un país arruinado completamente por unas políticas erróneas y malas decisiones tomadas por los socialistas, que se traducía en un país a punto de ser rescatado y su economía intervenida, una destrucción de empleo que parecía imparable, un Estado del bienestar al borde del colapso y unas cuentas públicas desequilibradas y fuera de control entre otras muchas cosas.

El Gobierno del PP ha logrado con sus medidas que España a nivel internacional sea un país más creíble, estable y  solvente

Los datos no mienten y en los años del gobierno socialista de Zapatero, la izquierda destruyó 3.700.000 puestos de trabajo, perdió 70.000 millones de recaudación, congeló las pensiones por primera vez en la historia, dejó una sanidad con 16.000 millones de deuda y una Seguridad Social en quiebra, y además como guinda mintió en la cifra del déficit a todos los españoles, que era del 9% y no del 6% ocultando de esta manera 30.000 millones de euros.

Dicho todo esto no puede sorprender que hasta los analistas más progresistas reconozcan que este gobierno popular se ha empeñado y ha logrado con sus medidas que España a nivel internacional sea un país más creíble, estable y  solvente, y sobre todo que España sea un país en el que se puede confiar.

Medidas que evitaron el rescate, que pusieron fin a la recesión corrigiendo los desequilibrios, medidas que garantizaron la estabilidad financiera y presupuestaria dando sostenibilidad a las pensiones, y todo ello añadido a la restructuración de los sectores financieros han conseguido la confianza de los mercados y la competitividad internacional.

Afortunadamente España va en la buena dirección, y quienes ganamos somos todos los españoles.

Carlos Iturgaiz

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias