martes, febrero 7, 2023

Vargas Llosa: ignorancia interesada

No te pierdas...

Podría sorprender el ejercicio hagiográfico sobre Esperanza Aguirre, que Mario Vargas Llosa se ha marcado en un periódico nacional, del que es habitual colaborador, pero no lo consigue puesto que ya es costumbre asistir a la ceremonia de la confusión que tan inteligentemente se ha ido construyendo la ya expresidenta con la ayuda, por ejemplo, de importantes donaciones-inversiones en medios de comunicación convenientemente agradecidos a su extraordinaria generosidad en el uso de fondos públicos, que nunca deberían haber sido de su propiedad arbitraria.

No merece la pena, por ejemplo, detenerse en el elogio que realiza el escritor peruano, con inadecuada futilidad, del tratamiento cuidadoso del PP de la lideresa con la oposición y el exilio cubano, una de sus fijaciones habituales, ya que los datos cantan por encima de cualquier superficial y engañosa interpretación: uno de los cachorros del PP madrileño del que ella continúa siendo jefa, ha sido el descabezador de la más posibilista opción de cambio en la isla, fruto de un viaje iniciático, característico de las Nuevas Generaciones de Madrid, cuyo fin era más que el de ayudar, el de fajar a los politiquillos ascendentes en las rudas tareas de la solidaridad internacional, apoyando a la disidencia castrista pero, en este caso, ya que al tratarse de un sujeto frívolo e irresponsable, un cantamañanas con nómina pública y un historial de niñería poco edificante, condujo, nunca mejor dicho, a Oswaldo Payá a la muerte. Llosa aplica aquello tan periodístico de que la realidad no te desmonte un buen argumento preconcebido.

Olvida también el premio Nobel, que más de ochenta disidentes viven desde hace más de noventa días una acampada reivindicativa en el centro de la comunidad presidida por la marquesa-liberal, porque carecen de apoyo, ayudas y consideración por las instituciones que ella gobernaba desde Sol hasta ahora, o desde Génova todavía. Lean, para certificarlo el extraordinario reportaje de ESTRELLA DIGITAL narrando las vicisitudes de olvidados del exilio y publicado este verano.

Dice más, Varga Llosa. Elogia su respeto por la creatividad. Se referirá el higiografico a la creatividad contable, suponemos, pues hoy Madrid es un erial de anti cultura, no precisamente por la falta de recursos ofertados a los denostados artistas de la ceja, tan gratificados por Gallardón, ahora ministro hierático, beato y exegeta, a su vez, de toda reforma judicial que pueda alimentar su ego en las encuestas. Ella, a su vez, será recordada por su ignorancia esencial, sus despropósitos intelectuales, su lenguaje chabacano, su verdulería verbal, y esas barbaridades, por citar la más reciente, acerca de la creatividad de arquitectos internacionalmente premiados y que ella ejecutaría con esa simplona gracieta de la supervivencia de las creaciones a sus autores. Pero eso, para Vargas Llosa es irrelevante.

Cultura será el pelotazo de Adelson y su modelo productivo de juego y prostitución. La desregulación liberal de la que habla Llosa se referirá a que los niños accedan a los casinos, se pueda fumar, el juego no pague impuestos y putas y camareros dispongan de propinas portentosas por encima de salarios regulados. La panacea de un mundo mejor.

Ella nunca nos hubiera hundido en esta crisis. Por eso atesora en su brillante historial las peleas de Caja Madrid y el hundimiento de Bankia, con la ayuda del milagro Rato. A su fuerte convicción anti estatista suma los dos mil millones de euros de déficit, que sumen las cuentas del Estado en el megapozo de la incompetencia financiera. Ha presidido una comunidad gastona, ella que está contra esto de las comunidades. En fin, una gran gestora.

No habido más intervencionismo público que con ella: pero para favorecer a su corte de empresarios. Nada más antiliberal que intervenir sistemáticamente desde las instituciones para modificar el curso natural del mercado. Dinero para bancos, dinero para empresas de construcción, dinero para una enseñanza concertada e intervenida, dinero para sus confesiones religiosas favoritas y para los niños fuera becas y tarteras también intervenidas: deben pagar los púberes impuesto de comedor. La del IVA, la de los precios del transporte público en la región de las radiales sin uso, el abultamiento de asesores y cargos públicos, la corrupción de Gürtel en medio gobierno suyo que ni la inmutó, el espionaje de la gestapillo, el intervencionismo en Telemadrid -ideológicamente correcta le restransmitía su director general del ente la programación- o el esperpento de dirigirse a las cámaras autonómicas en Valdemaqueda argumentando que ella no las había llamado, y un larguísimo etcétera de vulgaridades captadas una y otra vez por todo el que ha querido. Menos Vargas Llosa, claro está.

No merece la pena seguir: paro, amiguismo, agresividad, intervencionismo, conservadurismo, nepotismo, paletismo, frivolidad y desprecio intelectual. Marquesa y liberal, sus proximidades a los beneficios del cargo se traspasan ahora a otro intelecto de finísima sensibilidad artística y corazón noble: Ignacio González: el heredero correcto que merece sin duda la atención de un nuevo artículo de Vargas Llosa. Lo espero con pasión.

Rafael García Rico-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Cleardot

Rafael García Rico

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -