jueves, diciembre 8, 2022

Draghi y Rajoy se pasan la pelota

La gran expectación que despertaron las declaraciones de Draghi hace un par de semanas, apoyando incondicionalmente al Euro, se truncaron el jueves pasado cuando en su comparecencia indicó que todas las medidas que pudiera adoptar el BCE vendrían condicionadas a que nuestro país pidiera la compra de deuda por parte del Fondo de Rescate Europeo, que, en esencia, en eso consistían los acuerdos del Consejo del 28 y 29 del pasado junio.

Claramente, siguiendo las indicaciones de Merkel, pasó la pelota al gobierno de nuestro país y su consecuencia inmediata fue la caída de la bolsa y la subida de la prima de riesgo.

Por otra parte, la comparecencia de Mariano Rajoy del viernes pasado, puso de manifiesto dos cosas: una, que ya no está cerrado al rescate, y la otra que antes de hacer nada quiere conocer cuáles eran las medidas a las que se refirió Draghi, lo cual era una clara devolución de la pelota al BCE; pero curiosamente y pese a la incertidumbre generada la prima de riesgo bajó y la bolsa subió.

¿Pero qué se oculta detrás de estos pases de pelota y esas variaciones de la prima y de la bolsa? A mi juicio lo que se oculta es que se está negociando, dándose ya por hecho, un rescate de alrededor de unos 300.000 millones de euros que cubriría las necesidades de financiación de nuestro país hasta finales de 2013. Ese sería el plazo que tendríamos para recuperar nuestra economía sin sobresaltos contando con una financiación claramente por debajo del 7%. Sería un rescate blando y no completo como los de Irlanda, Grecia o Portugal.

De hecho, creo que si no se ha materializado ya, es porque habría que firmar un nuevo convenio con Bruselas que podría incluir nuevas medidas de ajuste y a juicio de nuestro ejecutivo ya han sido tomadas todas la medidas necesarias, no queriendo cargar con el deterioro de medidas adicionales. La ciudadanía ya está suficientemente cabreada.

Y, si bien, a juicio de nuestro gobierno ya ha hecho todo lo que debía, situaciones como las de días pasados con Cataluña pidiendo un concierto al estilo del vasco y pensando en acudir al Fondo de Liquidez Autonómico a la vez que mantiene en funcionamiento sus innumerables canales de TV, sus embajadas y sus gastos de política lingüística o la postura del gobierno andaluz que anunció un recurso ante los tribunales por su límite de endeudamiento a la vez que mantiene un mamotreto público descomunal, hace que surjan las dudas de si se han hecho o no los ajustes necesarios y de si se han hecho donde debería, con menos subidas de impuestos y más recorte de los gastos.

Y si nos surgen dudas a los propios españoles qué no les surgirá a los alemanes que tienen que poner la mayor parte de los fondos. Sin duda se nos tratará de imponer nuevas medidas que garanticen que las comunidades autónomas y entes locales cumplirán con los objetivos de déficit y deuda que les correspondan y además un adelgazamiento/reforma de la estructura que puede generar mucha tensión política y social.

Por la resistencia y dificultad para adoptar ese tipo de medidas y por lo amargo de reconocer la necesidad del rescate, es por lo que creo que Rajoy se ha puesto de perfil y le ha devuelto la pelota al BCE. Pero el BCE, Merkel y Bruselas sólo tienen que sentarse a esperar a que nos desangremos y sin más remedio, claudicar y pedir la ayuda en septiembre.

Al tiempo.

José Luis Martín Miralles-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

José Luis Martín Miralles

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias