martes, febrero 7, 2023

Copa Davis: Ganó España, perdió Griñán

No te pierdas...

Cuando el Ayuntamiento de Sevilla optó a organizar la final de la Copa Davis de tenis entre España y Argentina, la Junta de Andalucía calificó el hecho de locura porque era un evento que no tenía apenas interés y costaba mucho dinero su organización. De hecho, no dio un solo euro para montarla. El Presidente de la Junta José Antonio Griñán, en un gesto mezquino, consideró que la final la organizaba el PP y no Sevilla, y no Andalucía, y se quitó de en medio. Es más, trató de torpedearla en todo lo que pudo. Era una muestra más de su cortedad de esa visión política y de esa caprichosa forma de entenderla que le ha hecho famoso.  

Este fin de semana hemos asistido en Sevilla a un acontecimiento mundial. Y Sevilla y, por lo tanto, Andalucía y España han estado en todas las televisiones del mundo en una campaña de publicidad impagable. Im-pa-ga-ble. Porque, en la semana que ha durado la final entre entrenamientos y partidos, han estado acreditados más de 800 periodistas de todo el mundo que han llevado gratis sus imágenes por todo el planeta. Una pasada.

Como todos los aficionados y no aficionados saben, la final la ha ganado España con un lugar destacadísimo de Rafa Nadal y un gran papel de todo el equipo, con especial mención para David Ferrer. Pero, como todo el mundo sabe también, ha destacado muy especialmente el papel, por no decir el papelón, que ha hecho durante esa celebración de José Antonio Griñán, el presidente de todos los andaluces. Tan mal papel ha hecho que ya todo el mundo le considera el perdedor de esa gran final. No perdió Argentina. Perdió Grinán.

Y es que el aún Presidente de la Junta de Andalucía no ha estado a la altura de lo que se esperaba de su responsabilidad y dignidad y ha vuelto a ser un personaje caprichoso y mezquino. De hecho, el viernes no asistió a los partidos para mantener su cabezonería y su soberbia pese a asistir el Rey Juan Carlos. Ni siquiera cumplió con su obligación de acompañar al Rey como manda el protocolo en un comportamiento que raya en lo miserable. Y si asistió el sábado y el domingo fue para acompañar al ministro Jáuregui. Todo un tratado de ruindad.

Claro que, con ello, José Antonio Griñán ha demostrado que lo que ocurre en Andalucía no es más que una consecuencia directa de su poca cabeza y de su escasa capacidad política.

Que los andaluces se lo demanden en las elecciones de primavera.

Pinocchio

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -