miércoles, diciembre 7, 2022

La Duquesa de Alba y su espíritu libre

Una vez más, la Duquesa de Alba ha visto su sueño cumplido: casarse con Alfonso Díez. Su relación comenzó hace tres años y con el tiempo se fue consolidando, todo, a pesar de las críticas y de la constante oposición de los hijos de la Duquesa, quienes dieron su brazo a torcer cuando «la veinte veces grande de España» repartió su herencia entre sus vástagos.

Las cuentas son las cuentas y en cuestiones de herencias no hay protocolo que valga, más si añadimos que, la Duquesa de Alba tiene una fortuna valorada en 3.200 millones de euros y ocupa el quinto puesto entre los más ricos de España.

Transgresora, adelantada a su tiempo y ejemplo de libertad son sólo algunas de las definiciones que le atribuyen a la Duquesa de Alba, todo esto, aliñado con la admiración que inspira en algunos porque siempre ha hecho lo que le ha dado la gana. Pero yo me pregunto: ¿no es más fácil hacer lo que te dé la gana en la vida cuando tienes un patrimonio de 3.200 euros? En ese sentido no creo que doña Cayetana lo haya tenido tan difícil. Para algunas personas gozar de un espíritu libre es una utopía.

Más detalles de su vida y sus andanzas los conoceremos muy pronto, cuando el próximo 18 de octubre la duquesa presente sus memorias en el Alcázar de Sevilla. Unas memorias que prometen ser muy comentadas porque han sido escritas al dictado de la recién casada. Su libro será una especie de macroentrevista que bien se preciará de ser leída y analizada casi en cada línea.

La boda de la Duquesa ha suscitado no sólo el interés mediático nacional, también numerosos diarios internacionales han destacado en sus páginas y portadas la crónica del enlace. El acontecimiento ha dado la vuelta al mundo y periódicos americanos como el New York Times y el Washington Post, británicos como el «Daily Mail» y «The Guardian», italianos como «El Corriere Della Sera» y «Oggi» y otras televisiones como la BBC, se han hecho eco de la historia de amor de la duquesa de 85 años y el funcionario de 61.

En su tercera boda, la Duquesa de Alba rió, gozó, bailó, se sintió querida por el pueblo sevillano que acudió puntual a las puertas del Palacio de Dueñas para ser testigo del primer paseíllo que dio la novia del brazo de Alfonso Díez. Doña Cayetana se dio un baño de multitudes vitoreada por el público, en su mayoría femenino, señoras que seguro que añoran haber tenido una vida como la que ha tenido esta grande de España y olé. Soñar está al alcance de todos, el shock llega cuando despiertas.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Mabel Redondo

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias