lunes, febrero 6, 2023

4.299.263

No te pierdas...

Los diferentes informes nacionales e internacionales coinciden en que, con permiso del petróleo, la recuperación económica en España en términos del PIB tiende a verse en el horizonte. Eso sí, muy lejos de las potencias europeas que ya nos sacan varios cuerpos de ventaja. ¿Pero de qué vale ese crecimiento si es insuficiente para tirar del mercado laboral y crear más empleo del que se destruye?

Desde el gran punto de inflexión en la economía española en 2009 la destrucción de empleo había venido frenándose hasta que ha llegado febrero con un nuevo, preocupante e inesperado acelerón.

Los datos del paro del mes pasado, con 68.260 desempleados más, nos han llevado tristemente a un nuevo récord histórico que el Gobierno pensaba que no iba a llegar, al menos tan pronto. Es un ejemplo más de que las previsiones del Gobierno vuelven a fallar, lo cual no es una novedad. Primero nos dijo que se crearía empleo a finales de 2010, y como no funcionaron las expectativas, la hipotética mejora la sitúa para la segunda mitad de este 2011 que con tan mal pie ha comenzado. De hecho, Zapatero ha insistido en esa idea desde Túnez y se ha reafirmado en que “la clave” para volver a crear empleo está en las previsiones de crecimiento que se han mantenido en los dos primeros meses del año. Sin embargo, como hemos visto, esto no es suficiente. Pero es que el otro dato que también nos ha traído febrero, tan preocupante como el aumento del paro, ha sido la pérdida de casi 15.000 afiliados a la Seguridad Social cuyo retroceso ha aumentado en lugar de disminuir como venía ocurriendo desde mayo de 2009.

España no se puede permitir por más tiempo un Gobierno que se muestra incapaz de frenar esta sangría encaminada inexorablemente a los cinco millones de parados. Lo peor es que la sociedad parece adormecida y resignada, contagiada de la ineptitud de nuestros gobernantes y, también, de los sindicatos.

Que el triste récord de 4.299.263 parados solo haya merecido dos comunicados de prensa de CCOO y UGT es, como mínimo, para iniciar una reflexión sobre su papel de interlocutores sociales. 

Editorial Estrella

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -