viernes, diciembre 9, 2022

Proyectos y desmentidos

«No he dicho en ningún momento que vaya a haber una intensa creación de empleo. No. No lo he dicho, señor Rajoy; no lo he dicho». Así de tajante ha querido precisar su mensaje el presidente del Gobierno, ante la expectación abierta por el anuncio de que se acometerá «a ritmo intenso» una importante actuación en obra pública «que va a generar empleo en un volumen estimable». El binomio «intenso» y «empleo», cuando se han perdido 700.000 puestos de trabajo en España en lo que va de año, había suscitado un cierto revuelo de titulares.

La sesión ha sido densa y prolija en datos económicos de renta per cápita, PIB, paro, subvenciones e inyecciones financieras. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición se han disputado la efectividad en las medidas económicas y contra la crisis (en 1993 y 96, con los Gobiernos de Aznar, y en la pasada legislatura de superavit y la actual de crisis, con Zapatero). Éste ha negado las previsiones negativas de pérdida de influencia y de posiciones económicas de España respecto del resto de Europa apuntadas por Rajoy. También se ha comprometido a que «Ministerio por Ministerio» se dará cuenta en el Congreso de las medidas anticrisis, como la inyección pública a la banca o el incremento de la inversión.

Pero Zapatero no ha mostrado el aire jactancioso que ha empleado en ocasiones en sus duelos con Rajoy . Hoy se hablaba de crisis y se apelaba a la corresponsabilidad y al consenso. «No tenemos que discutir eso, señor Rajoy» -le decía amable al defender sus tesis-. (En su intervención, Rajoy había acusado de despilfarro y desbarajuste al Gobierno socialista ante las nuevos proyectos de gasto público). Tan sólo se ha permitido reiterar al líder de la oposición que «es una solemne tontería» sostener que «hablar de renta per cápita no es hablar de los problemas reales de los españoles».

Rajoy: «Espero que no nos vuelva a engañar»

Rajoy ha respondido enérgico al discurso cansino de la larga lista de cifras y proyectos expuestos por el presidente. «Da la impresión de que usted y el señor Solbes no se hablan entre sí», ha incidido para poner en evidencia los distintos matices de los discursos del presidente y de su vicepresidente; y de aquél respecto del Comisario europeo, Joaquín Almunia. A pesar del abismo entre los criterios del Gobierno y la oposición (o la desconfianza mutua en la gestión de la crisis), Rajoy ha enfatizado su apoyo al «intenso empleo» -así se reproducía en los medios- anunciado para marzo y abril. «Ójala sea verdad», ha señalado, «porque hasta ahora nos ha engañado, primero sobre la existencia de la crisis, después sobre su origen, y ahora sobre los presupuestos. Espero que no nos vuelva a engañar».

El choque de posiciones ha diluido las intervenciones de los grupos nacionalistas, IU y grupo mixto, pese a que alguno de los discursos ha sido elaborado, como el de Gaspar Llamazares o los de Ridao, Rosa Díez y Ercoreca. Pero no han faltado los guiños, en el día de la votación de las cuentas públicas, con los grupos que apoyan al Gobierno. De Ercoreca (PNV), Zapatero ha subrayado su «aguda» observación de la posición europea ante la crisis, y al portavoz del BNG ha prometido informarle personalmente de la marcha de las gestiones europeas para reflotar los Astilleros gallegos.

Chelo Aparicio

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias