domingo, mayo 26, 2024
- Publicidad -

Simpáticos ateos

No te pierdas...

Los agnósticos ingleses dirigidos por el biólogo darwinista Richard Dawkins han fundado una ONG llamada British Humanist Association, cuya iniciativa más visible ha sido el alquiler de la franja publicitaria en 30 autobuses londinenses, esos de dos pisos. Su anuncio dice así: «Probablemente no hay dios. Ahora, para de angustiarte y disfruta tu vida». Antes que la biología eso lo supo la canción reggae: «Don’t worry, be happy».

Que los ateos (no-dios) y los agnósticos (no-conocimiento) se pongan de acuerdo en formar organizaciones para difundir sus ideas, se debe en parte, por la dialéctica de la historia, a la histérica propaganda de los fundamentalistas -cristianos, musulmanes y judíos- que desean teologizar la cultura e incluso la política, y desde luego meterse en las vidas privadas de la gente, para hacerlas más tristes, reprimidas y dolorosas.

A mí, como dijo Machado, el Cristo del madero me parece sadomasoquista, me gusta el que, cual surfero avant la lettre, anduvo en la mar cabalgando la cresta de las olas, hasta que la represión sabínica e imperial acabó con él.

Ahora bien, hay otras religiones, como el budismo y el taoísmo, que no necesitan la idea de dios para justificar sus doctrinas. Incluso el vedanta del hinduismo en los Upanishades, aunque reconozca a Brahman, Shiva o Vishnu, es un método de introspección para llevar el estado de conciencia a una identificación directa con lo numinoso. «Amada en el amado transformada», como conseguía San Juan de la Cruz en sus éxtasis místicos, que, por cierto, están al alcance de cualquiera que se tome las molestias que soportó el genial poeta.

Porque la religión debería ser para alcanzar cada uno una serie de estados de ánimo y de conciencia que le conectara con lo numinoso o espiritual. Por eso la religión no es contraria a la ciencia, sino complementaria. La ciencia busca unas cosas y la religión pretende otras. Lo expliqué en mi libro El Progreso Decadente. Cada una debe ir por su lado y no refutarse, porque sería como si un jugador de ajedrez le dijera que se equivoca al que está jugando al dómino.

Creo que las tres religiones del Libro: judía, cristiana, musulmana, son las más virulentas porque se creen únicas, y eso de creerse el mejor o el pueblo elegido, aparte de ser de mala educación, suele despertar reacciones que acaban mal. «Now, stop worrying and enjoy life». ¿Cómo no estar de acuerdo con ellos?, aunque yo no sea agnóstico, sino budista y taoísta.

Luis Racionero

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -