miércoles, junio 12, 2024
- Publicidad -

Tormenta en el Govern por un caso de acoso sexual en la conselleria de Bosch que le ha hecho dimitir

No te pierdas...

Carles Garcias Hernández fue cesado el 24 de enero como jefe de gabinete de Bosch, que es una de las voces de ERC representadas en la mesa de diálogo entre gobiernos, aunque el relevo en ese momento pasó desapercibido porque se desconocían sus causas.

Poco después de que el diario «Ara» revelase en su edición de este lunes que Garcias fue cesado por un caso de acoso sexual continuado a diversas trabajadoras del departamento de Acción Exterior, ERC emitía un comunicado para explicar que se decretó la suspensión cautelar de militancia y de todos sus cargos internos.

El episodio, según el diario «Ara», derivó en un tira y afloja entre Bosch, que estudió incluso recolocar a Garcias en otro cargo, y la dirección de ERC, que acabó exigiendo al conseller que lo destituyera, tras aflorar el testimonio de al menos ocho víctimas.

La mano derecha de Bosch hacía presuntamente un marcaje constante a las trabajadoras de su equipo, ya fuese en la sede de la conselleria, en actos o en viajes, con comentarios, mensajes e insinuaciones, en los que insistía en verse a solas con ellas, y a las que se dirigía a menudo con un lenguaje sexista.

En un comunicado, la conselleria de Acción Exterior ha explicado que «tras recibir informaciones sobre actitudes machistas y sexistas de un trabajador eventual del departamento, se impulsó de oficio una investigación interna para aclarar los hechos».

Con la información recabada de forma «coordinada» con ERC, señala el comunicado, Bosch destituyó a Garcias al considerar que sus comportamientos eran «contrarios a los valores republicanos».

Las explicaciones, sin embargo, no han convencido a Torra, que ha convocado esta mañana a Bosch para exigirle explicaciones por la «no activación del protocolo para la prevención, la detección, la actuación y la resolución de situaciones de acoso sexual».

Torra ha anunciado a Bosch la apertura de una actuación desde la inspección de servicios de personal de Función Pública para aclarar los motivos por los que no se activó el «protocolo obligatorio» en la Generalitat y le ha instado a colaborar en la investigación.

En un comunicado, la Oficina del President ha destacado que la conselleria de Bosch no comunicó el caso a la dirección general de Función Pública, bajo el paraguas del departamento que encabeza el conseller Jordi Puigneró, de JxCat.

Los reproches públicos a Bosch no solo han partido del Palau de la Generalitat, sino que también Puigneró ha arremetido contra su colega en el Ejecutivo catalán, por haber adoptado decisiones «unilaterales», pese a tratarse de un caso que afecta a «derechos laborales y personales» de trabajadoras públicas.

En plenas tensiones entre ambos socios del Govern, a la espera de que Torra anuncie, una vez aprobados los presupuestos, la fecha de las próximas elecciones catalanas, las críticas a Bosch se han multiplicado desde las filas de JxCat.

Las diputadas Gemma Geis, Aurora Madaula y Laura Borràs han cargado contra Bosch desde Twitter, mientras que la también diputada Elsa Artadi, compañera del conseller en la mesa de diálogo con el Gobierno central, ha convocado una rueda de prensa para acusarlo de aplicar el protocolo interno de ERC y no el de la Generalitat.

Sin embargo, Bosch ha guardado silencio a lo largo de la jornada y su departamento se ha limitado a publicar otro comunicado para informar de que ha activado, junto a la dirección general de Función Pública, un «proceso» de investigación sobre el caso.

Bosch ha «rechazado y condenado rotundamente» las actitudes machistas y ha pedido «disculpas por el dolor que haya podido provocar este caso a las personas afectadas y a su entorno».

En las filas de ERC, según fuentes republicanas, hay malestar por la reacción «en tromba» de cargos de JxCat ante un caso que, a su entender, se ha resuelto «como era debido», con el cese de Garcias «hace más de un mes y medio».

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha defendido la actuación «contundente» de su partido y de Bosch, cuya forma de proceder ha «avalado».

Por su parte, la portavoz parlamentaria del PSC, Eva Granados, ha exigido a Bosch que dé explicaciones «hoy mismo» sobre la gestión del caso de acoso sexual, al igual que el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, que ha reclamado que todos los partidos políticos se comprometan a «expulsar el machismo de las instituciones».

En una comparecencia posterior a esta reunión extraordinaria de la comisión ejecutiva de ERC, Bosch ha hecho pública su dimisión, ya que considera que la situación en las últimas horas en su conselleria era «insostenible» y, pese a que «había intentado resolver» el asunto «lo mejor posible», ha reconocido que «seguramente» no lo hizo «lo suficientemente bien y rápido»

Estrella Digital

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -