sábado, abril 13, 2024
- Publicidad -

Teniente Segura: ‘En año electoral no creo que me expulsen’

No te pierdas...

¿Cuál es su situación en este momento?

Estoy pendiente de destino. En julio me sancionaron por la primera falta grave, por una parte con 60 días de arresto y por otra me cesaron en el destino; pero, por otro lado, en esa misma sanción también me impedían darme destino, con lo cual estoy en un limbo, en una situación un tanto extraña. El Ejército no me quiere en un cuartel. Tengo dos propuestas de expulsión y estoy pendiente de que se firmen.

¿Espera alguna decisión en breve?

Yo creo que no, estamos en año electoral, ha saltado el caso de Zaida (comandante que sufrió acoso sexual y ha sido dada de baja en las Fuerzas Armadas), hasta después de las elecciones generales no va a haber movimiento, es la sensación que tengo, igual me estoy equivocando.

'Morenés es el mejor ministro de Defensa de la historia'

La propuesta de expulsión por el libro es de diciembre, hace ya seis meses, y no hay perspectiva de que eso se vaya a materializar, entiendo que se debería haber resuelto ya, entonces no sé lo que pasará pero yo creo que hasta después de las elecciones no van a hacer nada.

¿Encuentra alguna relación entre el caso de la comandante Zaida y el suyo?

Hay dos elementos de unión. El primero es que Zaida es un personaje del libro que yo publico el año pasado, mediante un personaje ficcionado. Excluyendo la parte de acoso sexual, compartimos la segunda de acoso laboral, la experiencia es la misma, es idéntica, compartimos lo mismo, bajada de calificaciones, presión psicológica por parte de los mandos, eso es algo totalmente compartido .

Zaida y usted son oficiales, en principio con mayor capacidad de defensa o escucha que la tropa.

La situación de los militares de tropa es insostenible. Gestiono una página en Facebook con mas de 18.000 personas, la mayoría militares y su familias, y puedo asegurar que las quejas son constantes y la situación es bochornosa por completo, espero que eso se solvente y se termine, lo que están pasando los soldados es inconcebible.

Hay soldados que después de haber estado años sirviendo en Afganistán o en Irak los están expulsando a la calle de forma miserable, con porcentajes altos de minusvalía sin darles una mísera pensión, que es lo menos que puedes hacer con una persona cuando ha dado 20 ó 25 años de su vida al Ejército y sale, por ejemplo, con una rodilla destrozada; es terrible lo que está pasando.

¿Faltan mecanismos de alarma en Defensa o en las Fuerzas Armadas para casos similares al suyo o es que no funcionan?

No hay ningún mecanismo. Hay un protocolo anti acoso que ya ha reconocido el propio Ministerio de Defensa que no se aplica, de hecho es imposible aplicarlo porque es una entidad muy jerarquizada. Para que un protocolo o una protección anti acoso se pudiera llevar a cabo necesitaríamos un órgano externo que lo regulase, si tengo que pasar por mi jefe, que es quien me está acosando, para solicitar una protección anti acoso contra él eso no se puede producir nunca, mi propio jefe va a impedir que esa información llegue y si llega va a llegar distorsionada con sus propias apreciaciones; además quien está encima forma parte de un colectivo muy endogámico, muy cerrado, no va a permitir que eso pueda prosperar.

El Congreso acaba de aprobar por unanimidad una propuesta para mejorar los procedimientos contra el acoso sexual. ¿Existe una mayor sensibilización sobre estos casos?

Efectivamente es sobre acoso sexual. El mensaje de Zaida ha calado porque es muy particular, «me han acosado sexualmente y laboralmente», algo que ocurre con más frecuencia de la que debería, pero al fin y al cabo eso a la institución no le molesta porque estamos hablando de una serie de golfos, 10, 20 ó 30 golfos. El mensaje que yo transmito es que el sistema en su conjunto no funciona y hay que cambiarlo, y eso provoca miedo.

El 16 de junio publica su segundo libro, 'Código rojo'

Por ejemplo, estamos hablando de una deuda de 40.000 millones de euros (en armamento) que hay que afrontar y no hay forma de pagarlo; hablamos de un gasto real y encubierto que supera cuatro veces lo presupuestado, lo cual es algo bastante inconcebible. Lo que a mí me extraña es que no sea un escándalo en todos los medios de comunicación.

Estamos a final de legislatura, ¿puede hacer un balance de los últimos años?

Lo que puedo decir es que creo que hemos tenido el mejor ministro de Defensa de toda la historia con mucha diferencia y seguramente por su gran valor terminará trabajando en la industria armamentística, porque allí sabrán sacar partido a sus excelentes cualidades. Lo único que espero es que no vuelva a vender bombas de racimo, que después acaban arrojándose contra la propia la población civil, eso es lo que me gustaría.

¿Qué proyectos tiene a corto plazo?

Ahora sale el 16 de junio un segundo libro, que es «Código rojo», el primer libro («Un paso al frente») ha ido muy bien, se han vendido más de 30.000 ejemplares, estamos reinvirtiendo parte de los beneficios del libro en donaciones para instituciones benéficas y personas que lo están pasando mal, no tiene ningún fin lucrativo. Este segundo libro también es muy importante, enfoca el problema desde otra perspectiva, la de los diferentes poderes de la sociedad española y cómo se ha podido producir que exista una institución como las Fuerzas Armadas en las condiciones actuales, con total ausencia de control a nivel económico, con una ideología dominante muy particular, que está completamente desfasada, lo que intentamos en este segundo libro es explicar el porqué.

¿Es ficción?

Es una novela de ficción exactamente igual que la primera, porque creo que es un vehículo muy atractivo, lo lees y te puede divertir, pero está ese mensaje detrás.

En los últimos meses ha tenido relación con diferentes fuerzas políticas, ¿se siente especialmente cercano a alguna de ellas?

He tenido contactos y muchísimo apoyo de UPyD, Izquierda Unida y Podemos, y les estoy muy agradecido. Políticamente no me sitúo. Además, ahí sí tenemos (los militares) un deber de neutralidad política y me parece ademas que tiene una lógica. Las tres formaciones me han ayudado y se han involucrado muchísimo. Hay políticos que trabajan por la apariencia, pero hay otros como Javier Couso (eurodiputado de IU), por ejemplo, que me ha estado llamando personalmente al centro disciplinario para ver qué tal estaba, la verdad es que los tres partidos se han volcado.

'El Ejército no que quiere en un cuartel'

La pena, el gran problema que tenemos, primero, es que al PP esta historia no le preocupa, lo cual yo creo que es un error, este asunto trasciende lo ideológico,; el PSOE no ha querido saber absolutamente nada; y luego pues los medios de comunicación, me parece un auténtico escándalo que no se esté hablando de estos 40.000 millones de deuda, y de hecho hay incluso artículos en prensa internacional que hablan de esta situación, de cómo puede ser que los medios de comunicación en España no le estén contando a los ciudadanos que existe este problema.

¿Qué solución ve a la situación que denuncia?

Las soluciones son muy sencillas, al final es aplicar lo que ya ideó en su momento Montesquieu en el siglo XVIII, no una separación de poderes como se hablaba entonces pero sí de funciones, sencillamente que las auditorías por ejemplo en el Ministerio de Defensa pues que las haga el Ministerio de Hacienda; que la Justicia Militar pase a ser una justicia ordinaria. Si hay tres órganos de control, que son la Guardia Civil, la justicia militar y las auditorías y los tres están siendo controlados por el Ministerio de Defensa evidentemente eso no puede funcionar nunca. El sentido común aconseja independizar esos tres órganos de control, y a partir de ahí habrá que reformar en profundidad las Fuerzas Armadas.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -