jueves, junio 20, 2024
- Publicidad -

Javier Urra: «La supresión del Defensor del Menor ahorrará muy poco dinero»

No te pierdas...

Lleva 16 años dando voz a los niños, demostrando que son ciudadanos de pleno derecho. El Defensor del Menor sólo existe en Madrid. El resto de regiones no cuenta con esta figura. Y este jueves desaparecerá. El punto cuarto del orden del día de la Asamblea de Madrid es la aprobación, por lectura única –es decir, sin debate- de la Proposición de Ley de Supresión del Defensor del Menor en la Comunidad.

Javier Urra fue el encargado de poner en marcha este organismo que, desde hoy, pasa a la lista negra de ‘Víctimas de la crisis’. “A mí me mereció la vida ser Defensor del Menor. Es una institución preciosa”, afirma. Urra estuvo al frente de la institución desde 1996 a 2001, cinco años que llevan a definir la supresión de esta figura como “dolorosa emocionalmente”.

Gádor Ongil, portavoz adjunta de Servicios Sociales en la Comunidad de Madrid coincide en que es una “decisión que produce mucha tristeza”, pero asegura que es una cuestión de “responsabilidad” que obedece a criterios económicos. “Igual que, en un momento determinado se toma la decisión de crear esta figura, ahora se toma la de suprimirla”.

El que fuera primer Defensor del Menor entiende que la situación económica por la que atraviesa el país es “gravísima”, pero “yo lo quitaría de cualquier otro sector”. Lo dice alguien que ha dedicado la vida a los niños, que conoce la problemática de los menores y que habla con conocimiento de causa.

Sin embargo, Aguirre sigue con la tijera empuñada y aún no ha dejado de cortar. En julio se aprobarán unos nuevos Presupuestos Regionales para 2012. El desfase en la cifra de déficit, que en pocos meses ha pasado de un 1,13% a un 2,2%, obliga a hacerlo. La presidenta madrileña repite una y otra vez que hay que reducir “el gasto superfluo”, y los acontecimientos demuestran que la institución del Defensor del Menor se enmarca en esta categoría.

El Gobierno dice que la supresión del organismo es una cuestión de «responsabilidad»

La Comunidad no sabe cuánto se ahorrará

El presupuesto total del organismo asciende a 3 millones de euros. Pero ésa no es la cifra que se va a ahorrar con la supresión. En la oficina trabajan 30 personas: 25 funcionarios y 5 interinos. Los 25 funcionarios serán reabsorbidos por la cámara de la Asamblea y, de ellos, 6 técnicos pasarán al Instituto Madrileño del Menor y la Familia. En cuanto al personal interino o de confianza, se quedará fuera.

Así, la pregunta es: ¿Cuánto se va a ahorrar la Comunidad con la eliminación del Defensor del Menor?

“Muy poco”, asegura Javier Urra a ESTRELLA DIGITAL. “¿Es mejor cerrar una obra de una escuela, el Defensor del Menor o quitar una cama de un hospital? Yo no soy quién para juzgar. Yo, que he dedicado mi vida a los niños, lo quitaría antes de cualquier otro sector. Pero soy yo”.

La portavoz adjunta de Servicios Sociales en la Comunidad de Madrid, Gódar Ongil, tampoco tiene una respuesta concreta a la pregunta: “La cantidad exacta no la sé. Creo que no está ni cuantificada. Esto es una cuestión de responsabilidad. Todos tenemos que arrimar el hombro”.

Pero a lo largo de los 16 años, el único que ha arrimado el hombro para estos niños ha sido el Defensor del Menor que ha tramitado una media de 20.000 expedientes anuales. Una vez que se haga efectiva la desaparición de la institución, su labor se repartirá entre el Defensor del Pueblo, el Instituto Madrileño del Menor y la Familia, la consejería de Asuntos Sociales y la Fiscalía de Menores.

Javier Urra está seguro de que, sin el organismo, no se llegará a esa cifra: “Eso es imposible”. Pero Ongil barre para casa y defiende lo contrario: “Estoy convencida de que se podrá mantener porque para el Gobierno de Esperanza Aguirre el menor es una prioridad y va a seguir siéndolo”.

Es «imposible» que la Fiscalía mantenga el número de expedientes que se han tramitado hasta ahora

Sin embargo, Urra sostiene que, por ejemplo, la Fiscalía, no puede sustituir la labor del Defensor del Menor: “Llevo 30 años trabajando en ella y tiene potestas en la protección de la infancia. El Defensor tiene una auctoritas, que te permite estar cerca de los niños, de los profesores, de los psiquiatras, de los padres y madres y la Fiscalía, no”.

“Pierden todos los niños”

Según el hombre que hizo nacer la institución, con la desaparición del organismo los niños de Madrid y de España pierden mucho. “Nosotros fuimos muy aplaudidos y, a veces, muy criticados. Pero se sabía que éramos muy vivos, muy nobles y muy abiertos”.

Para Javier Urra, uno de los problemas que ha tenido el Defensor del Menor ha sido la politización del cargo. Cuando en 2001 dejó su puesto, su sustituto, Pedro Núñez Morgades, abandonaba la Delegación del Gobierno en Madrid para tomar las riendas del organismo. “Es una persona estupenda, un buen mediador, pero era delegado del Gobierno y eso es politizar la institución. El que diga lo contrario, miente”, asegura Urra. “La institución necesita a gente independiente”.

Después del pleno de este jueves, el Defensor del Menor, -politizado o no-, será parte de la historia. Una historia, la de estos años, que viene marcada por el ciclón de la crisis. Cuando se trata de números, los logros no cuentan. Se olvida que los niños merecen una institución que les dé la palabra.

Cristina Rodríguez

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -