domingo, abril 21, 2024
- Publicidad -

La sequía en el canal de Panamá es un riesgo para el comercio mundial

No te pierdas...

Los expertos llevan años advirtiendo de que el cambio climático tendrá consecuencias a todos los niveles, incluido el económico. Para los especialistas, lo que está ocurriendo en el canal de Panamá, es una buena muestra de lo que ellos llevan tanto tiempo señalando.

La sequía en la zona está haciendo que una de las grandes arterias del comercio mundial se vuelva impracticable. Situación que obliga a las navieras a buscar rutas alternativas para transportar sus mercancías, y que está haciendo subir el precio de los fletes. Fenómeno que se deja notar en el bolsillo de los consumidores, que ven como los productos continúan subiendo de precio en el mercado.

Niveles mínimos de agua en el canal de Panamá

Esta vía interoceánica se encarga de conectar el istmo de Panamá con las costas del Caribe, uniendo el océano Atlántico y el Pacífico.

Los primeros estudios para crear esta vía se realizaron en el siglo XVI, pero hasta el siglo XIX no se empezó a trabajar en la zona. El proyecto que arrancó en 1881 quedó pronto olvidado, por la dificultad que suponía trabajar sobre el terreno.

Ya en 1903, Panamá y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo y el país norteamericano empezó la construcción del canal. Desde entonces, este ha pasado por diferentes obras de mejora, con una última ampliación en 2016.

El canal necesita de agua para funcionar. Sus embalses tienen capacidad para acumular 1.857 hectómetros cúbicos de agua, pero en la actualidad la cantidad almacenada apenas supera los 900. Esto supone una importante limitación de navegación para los barcos de mayor calado.

La influencia del fenómeno climático conocido como el Niño ha provocado una reducción del volumen de lluvias en la zona. Durante el año pasado, el nivel de precipitaciones estuvo un 30% por debajo del habitual en la región. De forma que solo se ha podido acumular el 50% del agua que es necesaria para hacer frente a la demanda de navegación a lo largo de un año.

Restricciones a la circulación y subida de los fletes

La escasez del agua supone un desafío para el comercio internacional, porque esta vía es utilizada para transportar millones de toneladas de mercancías, que pueden cruzar rápidamente de un océano a otro. Por allí pasan cada año un 14% de las mercancías que se mueven a nivel mundial.

La situación actual ha llevado a la autoridad del canal de Panamá a tomar la decisión de reducir el tránsito de buques para evitar el atasco. Esto supone un retraso en la entrega de las mercancías, e implica un sobrecoste de 200.000 euros por cada día de más que tardan los productos en llegar a su destino.

La ausencia de lluvias a lo largo de estos meses podría empeorar aún más la situación. Obligando a las navieras a buscar vías alternativas de navegación que, en todo caso, van a ser más largas y más costosas. Porque cruzar a través del cabo de Hornos o del estrecho de Magallanes provoca que las rutas de navegación sean un 55% más largas que cuando se cruza por el canal de Panamá.

Problemas para el transporte marítimo a nivel mundial

A la delicada situación en el canal de Panamá, se une el conflicto en el mar Rojo. Donde los ataques perpetrados por los huties en los últimos meses sobre barcos civiles, han llevado a las navieras a buscar rutas alternativas para no pasar por allí.

Esto supone dar un importante rodeo por África para llegar hasta el mar Mediterráneo. Lo que provoca retrasos en las entregas y ha disparado los fletes en torno al 200% en comparación con los precios que se aplicaban hace unos meses.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -