sábado, abril 13, 2024
- Publicidad -

El tráfico de mercancías en el Mar Rojo cae un 46%

No te pierdas...

Durante las últimas semanas, la situación se ha ido complicando progresivamente en el Mar Rojo, hasta el punto de llegar a poner en riesgo una de las rutas comerciales marítimas más importantes a nivel mundial.

Los ataques que los hutíes han estado cometiendo desde el pasado mes de noviembre sobre los buques que transitan por el paso de Bab el Mandeb, han reducido el tráfico de mercancías en la región en hasta un 46%. En comparación con los datos de enero de 2023, el tráfico de buques mercantes es ahora un 57% inferior.

Las navieras están buscando rutas alternativas que implican más horas de navegación y, en consecuencia, encaren los portes, situación que acaba afectando de manera directa al consumidor final.

El coste del transporte marítimo se incrementa un 170%

Hasta 18 de las compañías navieras que operan en el Mar Rojo han efectuado ya cambios en sus rutas para garantizar la seguridad de su tripulación, sus buques y de las mercancías transportadas. 

La mayoría de ellas han optado por redirigir sus rutas a través de Sudáfrica, para evitar el paso por Yemen, lugar de actuación de la milicia Huthi. Esto supone añadir entre 7.000 y 8.000 kilómetros adicionales a las rutas habituales

La ruta marítima del Mar Rojo es una de las más importantes a nivel mundial. Hasta un tercio del tráfico de contenedores pasa por allí, lo que equivale al 12% del comercio mundial de mercancías. Pero, tras el conflicto surgido en la zona, el tráfico de buques ha caído de forma drástica, y las navieras que han cambiado sus rutas tienen que hacer frente ahora a importantes incrementos en el coste de los fletes. 

Los incrementos detectados se fijan ya entre un 170% y un 200%. Así, transportar un contenedor de Shenzhen a Barcelona costaba en diciembre 1.500 dólares, y ahora tiene un coste en torno a los 4.500 dólares.

Otras consecuencias del conflicto

Las nuevas rutas de navegación implican un viaje más largo, fenómeno que está dando lugar a retrasos de entre 10 y 15 días en la llegada de las mercancías. En los casos más extremos, las demoras han alcanzado los 30 días. 

No obstante, los expertos destacan que por el momento no se aprecia un riesgo de rotura de stock. Las empresas están bien aprovisionadas y pueden hacer frente a los retrasos en las entregas de mercancías.

Lo que sí advierten los especialistas es que puede haber más problemas en el futuro si las empresas no son previsoras. A medida que se aproxima el Año Nuevo Chino, las empresas incrementan sus pedidos para hacer frente a la época vacacional en China, y esto puede generar una mayor acumulación de tráfico naval y en los puertos, aumentando el tiempo de retraso en la entrega de mercancías.

Sin embargo, los expertos confían en que el conflicto en el Mar Rojo no tenga un gran impacto en las exportaciones a nivel global. Aunque existen países como Egipto que sí podrían tener más problemas para hacer llegar sus mercancías a otros Estados.

La importancia estratégica del puerto de Valencia

Muchos de los buques que han sido desviados de su ruta habitual realizarán el transbordo de sus mercancías para las rutas transoceánicas en el puerto de Valencia. Que se convierte así en una infraestructura estratégica para distribuir mercancías hacia el resto del Mediterráneo.

Algunas de las navieras más importantes, como MSC o Maersk, ya están incrementando su presencia en la terminal portuaria valenciana.

Mientras tanto, el conflicto no está cerca de solucionarse y, en los últimos días, la tensión en la zona se ha intensificado todavía más. Los expertos creen que, una vez que todo vuelva a la normalidad, las navieras tardarán entre dos y tres meses en reajustar de nuevo sus rutas.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -