viernes, julio 19, 2024
- Publicidad -

Un nuevo timo pone en alerta a las gasolineras

No te pierdas...

A pesar de que el precio de los combustibles ha bajado de forma significativa en comparación con el del año 2022, llenar el depósito continúa siendo caro, y eso ha avivado la picaresca.

Las gasolineras han detectado que en las últimas semanas se está produciendo cada vez con más frecuencia un fraude que engaña al personal de estos establecimientos. Gracias a las nuevas tecnologías, los defraudadores hacen creer a los empleados que han pagado su repostaje, cuando realmente no ha sido así.

Las gasolineras como escenarios de los fraudes

Las estaciones de servicio nunca han sido ajenas a los delitos y fraudes. Para algunos «amigos de lo ajeno», estos lugares son el escenario perfecto para cometer hurtos en los vehículos mientras los conductores están distraídos repostando.

Además, siempre hay quien intenta llevarse unos litros de gasolina totalmente gratis. Ya sea pagando con billetes falsos, o huyendo del lugar de los hechos sin pasar por caja una vez que han repostado.

Sustraer combustible de esta manera es cada vez más complicado. Los detectores de billetes falsos son ahora más eficaces que nunca, y muchas estaciones de servicio ya cuentan con medidas de seguridad que permiten identificar a quienes ponen combustible y se marchan sin pagar.

Esto ha llevado a una evolución en este tipo de fraudes, que ahora cuentan con la tecnología como principal herramienta.

El nuevo timo a las gasolineras

Los delincuentes actúan en horas punta, cuando saben que el personal de las estaciones de servicio está desbordado y apenas puede dedicar uno minuto a cada cliente.

En esta estafa, los defraudadores pagan con el teléfono móvil un repostaje inferior a los 50 euros, puesto que así no se les va a pedir el PIN y la operación puede ser más rápida.

El empleado ofrece el datáfono para efectuar el pago, el estafador coloca su móvil encima, y entonces se escucha el sonido que acredita que la operación se ha llevado a cabo.

Lo que ocurre es que no se ha efectuado el pago. Porque el delincuente tiene grabado en su móvil ese sonido de confirmación de la transacción. Para cuando el empleado quiere darse cuenta de que la operación no ha finalizado con éxito, el «cliente» ya se ha marchado.

Recomendaciones de la Policía

Las autoridades advierten que este fraude se está extendiendo por las gasolineras y que también se han reportado denuncias en otros negocios. Frente a ello, lo que se aconseja es verificar el ticket.

Los empleados tienen que asegurarse en el momento de que el pago se ha realizado realmente. Y entonces dar el visto bueno al cliente para que este pueda marcharse.

El ciberfraude de la gasolina

El elevado precio de los combustibles ha incrementado los delitos relacionados con este producto. A principios de año, la Guarda Civil detenía a seis personas por crear tarjetas con datos robados a clientes bancarios mediante phishing.

La red ofrecía repostar combustible con un descuento del 50%. Lo que hacía era usar los datos robados a clientes bancarios y utilizarlos en las apps de las gasolineras para crear códigos de repostaje.

El fraude afectó a más de 40 víctimas de diferentes localidades dentro del territorio nacional, y se estima que la cantidad total estafa asciende a algo más de 100.000 euros.

La mayoría de los afectados eran clientes de Unicaja. Esta entidad, junto a Liberbank, fueron víctimas de numerosos ciberataques en los últimos meses de 2022. A pesar de ello, las entidades bancarias descartaron una brecha en la seguridad de los datos, y afirman que la información de sus clientes debió llegar a los delincuentes a través de las propias víctimas, que cayeron en trampas de phishing.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -