miércoles, mayo 29, 2024
- Publicidad -

Renta Activa de Inserción: qué es y cómo conseguirla

No te pierdas...

Volver al mercado laboral después de haber pasado una larga temporada desempleado es algo complicado, especialmente para ciertos colectivos como las mujeres o los mayores de 45 años. A fin de que las personas que tienen más dificultades para volver a trabajar no se queden sin recursos económicos, existe en España lo que se conoce como Renta Activa de Inserción o RAI.

Para poder acceder a ella hay que cumplir una serie de requisitos y, además, comprometerse a realizar una búsqueda activa de empleo. Se trata de una ayuda cuyo acceso se limita en el tiempo y que tiene en cuenta las condiciones económicas de quien la solicita, no solo su situación de desempleo.

Protección frente al desempleo

Quienes hayan cotizado un mínimo de 12 meses en los seis años inmediatamente anteriores a producirse su situación de desempleo, y estén inscritos como demandantes de empleo, pueden acceder a una prestación contributiva de desempleo.

El plazo máximo durante el que se puede cobrar “el paro” es de 24 meses (el tiempo real de cobro depende del tiempo efectivamente cotizado). Después de agotar la prestación contributiva están disponibles las prestaciones asistenciales y las ayudas extraordinarias, y es en estas últimas en las que se incardina la RAI.

Se trata de un programa de ayuda económica frente al desempleo, dirigido a quienes están en paro de larga duración, no tienen derecho a percibir otras prestaciones o subsidios, y se encuentran en una situación de especial necesidad.

Creada en 1998, la Renta Activa de Inserción aporta recursos económicos a quienes no tienen otra fuente de ingresos, a la vez que promueve acciones para la reintegración en el mercado laboral.

¿Quién puede solicitar la Renta Activa de Inserción?

El primer requisito es estar desempleado e inscrito como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo (SEPE), así como mantener esa inscripción durante todo el período en que se vaya a recibir la prestación. Además, hace falta suscribir un compromiso de actividad.

Este compromiso implica que se va a buscar empleo de una forma activa, aceptando las ofertas de empleo que se puedan recibir si estas son adecuadas al perfil profesional. El compromiso también se extiende a la participación en acciones de motivación, formación, información, orientación, reconversión o inserción profesional, que persiguan mejorar las posibilidades de encontrar un trabajo.

El solicitante debe ser menor de 65 años y sus ingresos mensuales propios deben estar por debajo del 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), excluida la parte correspondiente a las dos pagas extraordinarias.

Las rentas se computan por su rendimiento íntegro o bruto. Cuando el rendimiento procede de actividades empresariales, profesionales, agrícolas, ganaderas o artísticas, lo que se hace es computar la diferencia entre los ingresos y los gastos necesarios, para determinar cuál es el rendimiento íntegro. Si hay ganancias patrimoniales, se computan por la diferencia que existe entre las ganancias y las pérdidas patrimoniales.

Si el solicitante tiene cónyuge, hijos menores de 26 años, o mayores de esa edad pero con discapacidad, o menores en acogida, se sumarán las rentas de todos los integrantes de la unidad familiar y se dividirá entre el número de miembros. Si el resultado no excede el 75% del SMI, se concederá la RAI.

El último requisito que hay que cumplir es no haber sido beneficiario de la Renta Activa de Inserción con anterioridad otras tres veces, y que haya transcurrido como mínimo un año entre la última percepción de esta ayuda y la nueva solicitud. Este plazo de espera no se exige en el caso de las víctimas de violencia de género o violencia doméstica, ni a las personas con discapacidad.

En el caso concreto de las víctimas de violencia de género, doméstica o sexual, que tengan acreditada esta condición ante la Administración, si no han sido beneficiarias con anterioridad de tres programas de la RAI, podrán acceder a esta ayuda siempre que: no convivan con su agresor, estén inscritas como demandantes de empleo y cumplan el requisito de carencia de rentas de la unidad familiar.

¿A cuánto asciende la RAI?

La cuantía de la Renta Activa de Inserción es siempre equivalente al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). En este 2023 lo que se percibe son 480 euros al mes, con independencia de la situación familiar del beneficiario.

Mientras que el subsidio por desempleo tiene en cuenta el número de hijos del beneficiario para regular la cuantía a percibir, en la RAI se cobra lo mismo se tengan o no hijos a cargo.

La RAI se concede por un plazo máximo de 11 meses consecutivos y se cobra con efectos del día siguiente a la solicitud. Se abona en mensualidades de 30 días, entre los días 10 y 15 del mes inmediato siguiente al que corresponda el devengo. Salvo en unas pocas excepciones, lo normal es que se abone en la cuenta corriente indicada por el beneficiario, que debe ser titular de la misma.

Compatibilidad de la RAI con otras ayudas

Las víctimas de violencia de género, sexual o doméstica, que hayan tenido que cambiar su residencia en los doce meses anteriores a presentar su solicitud, o durante la permanencia en el programa de RAI, pueden solicitar una ayuda complementaria equivalente a tres mensualidades de la Renta Activa de Inserción, que recibirán en un pago único y una sola vez por cada derecho de admisión en este programa.

Si el perceptor de la RAI se da de alta como autónomo o empieza a trabajar por cuenta ajena a tiempo completo, se suspende el cobro de la prestación, pero tiene derecho a una ayuda equivalente al 25% de la cuantía de esta prestación durante un máximo de 180 días. Esto no reduce la duración de la Renta Activa de Inserción que quede pendiente de percibir y que se podría solicitar de nuevo en el futuro.

En caso de que el beneficiario empiece a trabajar a tiempo parcial, la cuantía de la RAI se puede ajustar de forma proporcional al tiempo trabajado, durante todo el plazo que quede por percibir la misma, y mientras se mantenga la situación de compatibilidad.

Documentación necesaria para solicitar la Renta Activa de Inserción

Hay que presentar:

  • El modelo oficial de solicitud debidamente cumplimentado (se puede descargar en la web del SEPE).
  • Identificación del solicitante y, en su caso, del cónyuge y de los hijos con los que conviva o estén a su cargo.
  • Un documento bancario en el que figure el número de cuenta en el que se desea percibir la prestación.
  • Libro de familia o certificado del Registro Civil de nacimiento o de familia (en caso de tener hijos o cónyuge).
  • En algunos casos se puede pedir un justificante de rentas.
  • Documentos que acrediten la condiciones de: persona con discapacidad, trabajador emigrante retornado, o víctima de violencia de género, doméstica o sexual, cuando proceda.

¿Cómo se solicita la RAI?

La solicitud puede presentarse de forma electrónica a través de la web del SEPE, pero también es posible entregar la documentación de manera presencial en una oficina del Servicio Público de Empleo (hace falta pedir cita previa en la sede electrónica del SEPE). También existe la posibilidad de enviar la solicitud cumplimentada y la documentación a través de cualquier oficina de registro público o por correo administrativo.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -