jueves, diciembre 8, 2022

Cambiar una hipoteca a tipo variable por una a tipo fijo: ¿Cómo se hace y qué coste tiene?

El alza del euribor en el último año ha provocado que muchos hipotecados se hayan planteado cambiar su préstamo de tipo variable a tipo fijo

La volatilidad y la incertidumbre ha llegado a la economía española de la mano de unas subidas de tipos, que sitúan al Euríbor con valores entre el 2,8% y el 3% para cierre de año. Esta subida tan exponencial está preocupando a muchos prestatarios, que ven como se incrementan sus cuotas y se preguntan qué alternativas tienen para rebajar el importe de su hipoteca.

Para una hipoteca media de 150.000 a 30 años, la cuota mensual se ha incrementado de media 180 euros desde octubre de 2021 hasta hoy. Este hecho, unido al alza de la inflación, supone que numerosas familias tengan dificultades para llegar a fin de mes.

En este sentido, explica la abogada Sandra Aurrecoechea, son cada vez más los propietarios que valoran la posibilidad de cambiar su hipoteca variable por una a tipo de interés fijo. Puesto que no existe un consenso claro entre los expertos sobre el Euríbor de cara a 2023.

Sí, es posible cambiar el tipo de hipoteca por hasta tres vías diferentes. Sin embargo, al tratarse de una decisión muy importante, considero que el prestatario deberá tomarla una vez analice, entienda y valore los pros, contras y los riesgos de este cambio del tipo de interés variable en su préstamo a un tipo fijo”, afirma Aurrecoechea.

La novación hipotecaria

La primera de las tres vías para hacer este cambio en la hipoteca contratada es la llamada novación de las condiciones del préstamo con la entidad.

Este es un proceso de negociación personal con el banco, en el que entrarán en juego factores como el perfil financiero del prestatario, los productos contratados, así como las vinculaciones de productos bancarios prestamos (nominas, tarjetas, planes de pensiones o seguros)”, detalla la experta.

En lo que respecta a su coste, y de acuerdo con la nueva ley establecida en el año 2019, la novación hipotecaria conlleva una comisión durante los tres primeros años del préstamo del 0,15% del capital pendiente de amortizar, que desaparece con la entrada del cuarto año.

Otros métodos para el cambio de hipoteca

Más allá de la novación, detalla la abogada de Marín & Mateo Abogados, existen otras dos alternativas para el cambio de una hipoteca a tipo variable por una a tipo fijo: la cancelación del préstamo y constitución de un nuevo en la misma entidad o la subrogación de la hipoteca a otra entidad bancaria.

Para la primera de las vías, al ser una operación con el mismo banco, el consumidor deberá negociar con éste: “El coste total de esta operación ronda los 1.200 euros, ya que engloba la comisión fijada para comisión fijada para la cancelación anticipada, además de asumir el pago de la escritura de cancelación hipotecaria notarial y la inscripción registral, así como la gestoría por su tramitación”.

Por último, está la subrogación. Aquí será el particular el que deberá buscar un nuevo préstamo en otra entidad bancaria o crediticia a tipo fijo. Con nuevas condiciones, más favorables de las que las que tiene en tu entidad.

Si el prestatario se acabara decantando por esta vía deberá tener en cuenta que, si bien de entrada las comisiones serán muy similares a las de la novación, la nueva entidad pedirá una tasación hipotecaria del bien”, concluye la experta.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias