miércoles, abril 17, 2024
- Publicidad -

El Sevilla conquista la séptima Europa League de su historia frente a la Roma

El Sevilla ha conquistado la séptima Europa League de su historia en un ajustado partido contra la Roma que terminó en los penaltis.

No te pierdas...

Ángela Merino
Ángela Merino
Periodista y comunicadora. | [email protected]

El Sevilla se ha vuelto a alzar con el título de la Europa League y esta es la séptima vez que lo consigue en toda su historia. Eso sí, no lo tuvieron nada fácil en una final digna de las grandes noches europeas contra la Roma, pues el encuentro se alargó hasta los penaltis y ahí es cuando Bono fue decisivo para darle el título a los suyos.

21:00 del 31 de mayo de 2023. Puskas Arena de Budapest. El Sevilla y la Roma se enfrentaron en la gran final de la Europa League. Mendilibar apostó por un once de gala, ese que utiliza en las grandes citas, mientras que Mourinho hizo lo propio en el conjunto italiano. Contra todo pronóstico, Dybala jugó desde el inicio.

La Roma salió con todo al terreno de juego y con la intención de apretarle las tuercas a un Sevilla al que le costó encontrar su sitio. Mourinho parecía haber trazado la estrategia perfecta para desestabilizar al Sevilla. Primero fue Spinazzola el que avisó con un potente disparo con la pierna derecha que Bono atajó perfectamente. Ninguno de los dos equipos conseguía realizar un juego fluido, aunque estaba claro que el peso ofensivo del encuentro recaía sobre la Roma.

Por eso, fueron los primeros en adelantarse en el marcador. Rakitic tenía el control del balón en el centro del campo, hasta que Cristante apareció para robársela —con agarrón incluido— y Mancini, al primer toque, fue capaz de ver a Dybala desmarcado. El argentino controló perfectamente ese balón, Bono se precipitó al salir de la portería como si esa jugada fuese un mano a mano y Dybala hizo el primero. La final se ponía cuesta arriba para el Sevilla, no tanto por el gol, sino por la superioridad que la Roma estaba demostrando en el terreno de juego.

Rakitic estuvo cerca de poner el empate en el marcador con un zurdazo desde la frontal del área que fue la más clara del Sevilla y casi de la primera parte. Sin embargo, Mendilibar no se iba a rendir tan fácilmente. Lamela y Suso no tardaron en entrar el terreno de juego para darle otro ritmo al partido e intentar remontar. Rakitic y Suso no tardaron en encontrar el ritmo y de generar ocasiones de peligro que obligaron a la Roma a dar un paso atrás.

Empezaron a llegar con más regularidad al área rival, hasta que en el 55′ llegó el gol del empate. Navas centró al borde del área pequeña y cuadno Ocampos y En-Nesyri estaban esperando el remate, Mancini rozó el balón lo justo para desviar su trayectoria y que se colara en su portería. Así, con las tablas en el marcador, la final volvió a abrirse.

La Roma despertó e inmediatamente después tuvo una ocasión bastante clara. Ibañez estuvo cerca de poner el 1-2 en el marcador en una jugada embarullada en el área del Sevilla. Dybala se retiró del terreno de juego mientras el partido entró en los últimos 15 minutos, donde ya se respiraba mucha más tensión y nerviosismo. Y para añadirle más picante al asunto, el colegiado señaló penalti sobre Ocampos. Sin embargo, el VAR le avisó rápidamente que se había equivocado y rectificó. La Roma, poco después, reclamó una mano de Fernando en el área que tampoco tuvo mayores consecuencias.

Bono volvió a ejercer de salvador unos segundos antes de que el colegiado señalara el final del encuentro. Sin tiempo para más, el Sevilla y la Roma se fueron a la prórroga. En esos 30 minutos de añadido, En-Nesyri lo intentó de cabeza sin demasiado éxito. Mendilibar quitó a Navas y a Telles, pues el cansancio físico era más que evidente. Mientras tanto, Suso estaba siendo la guía del Sevilla.

Ninguno de los dos equipos quiso arriesgar mucho más en la segunda parte de la prórroga, pues tenían mucho más que perder. La Roma tuvo varias ocasiones tímidas, pero el juego se vio interrumpido en varias ocasiones por las molestias físicas y los calambres de jugadores de ambos equipos.

El partido se fue a los penaltis. El Sevilla fue el primero en tirar y Ocampos no falló. Tampoco lo hizo Cristante para la Roma ni Lamela en el segundo disparo del conjunto de Mendilibar. Mancini falló el segundo y comenzó a encaminar el título a favor del Sevilla. Rakitic tampoco perdonó, mientras que Ibañez volvió a fallar.

Montiel —el mismo que hace meses lanzó también el penalti decisivo con Argentina en la final del Mundial— fue el encargado de lanzar el cuarto y último penalti, el que les daba la séptima Europa League de su historia. Tampoco perdonó, por lo que la consistencia del Sevilla en los penaltis y el buen hacer de Bono le dieron el título a los de Mendilibar. El séptimo de su historia para poner fin a una temporada que no ha sido la más consistente en la competición doméstica.

Y como la ocasión lo merece, el Sevilla celebrará este título mañana por las calles de la capital andaluza y después seguirán festejando con todos los aficionados en el Sánchez-Pizjuán.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -