Viernes 16.11.2018

España

De perro maltratado a héroe policial

Se llama Blacky y es un pastor alemán adoptado por la sección canina de la policía local de Madrid. Cuando sólo tenía 10 meses su dueño llamó a los agentes para donárselo. No se hacía con él y lo tenía encerrado en una perrera horas y horas. Desesperado, Blacky desarrolló problemas de comportamiento. Hasta que la policía local decidió ficharlo. Hoy es uno de sus mejores perros de rastreo. Busca personas bajo los escombros en derrumbes de todo tipo. Pero además es capaz de detectar explosivos. Y ante cada situación se comporta de una manera diferente. Si huele a una persona, ladra para avisar de dónde se encuentra. Si es explosivo, se sienta. Un comportamiento dual dificilísimo de lograr. Hoy asistimos con él y con el responsable de la Unidad Canina, Rafael de la Gándara, a una jornada de entrenamiento. Para Blacky es simplemente un juego divertidísimo. 

Comentarios