Lunes 23.07.2018

España

Ha llegado la época de ponerse morado...

En las últimas décadas hemos observado una masiva disminución de abejas lo cual es muy preocupante si pensamos las consecuencias que puede tener a largo plazo. Las abejas son  polinizadoras por excelencia; se calcula que se encargan de más del 80% de las polinizaciones por insectos del mundo.

Básicamente las abejas realizan siempre dos funciones: recolección de néctar y recolección de polen. Cuando se dedican a recolectar néctar  en muchas ocasiones también acaban polinizando (aunque en menor media) porque dejan residuos del polen que llevan pegado en sus patas. Cuando se dedican solo a recolectar polen es cuando realizan una polinización más eficiente. Según estudios científicos se estima que casi la mitad de la alimentación humana depende de esta polinización.