lunes, enero 30, 2023
- Publicidad -

Detenidos en Getafe dos integrantes de un clan que asaltó 38 geriátricos en toda España

La Guardia Civil ha detenido a dos jóvenes rumanos en Getafe, como presuntos integrantes de un clan familiar dedicado a cometer robos con fuerza en el interior de 38 residencias en toda España

No te pierdas...

De todas ellas, seis estaban en Galicia y los primeros tres episodios se localizaron en los municipios lucenses de Quiroga, Guntín y O Valadouro.

Según la Guardia Civil, se trata de la ‘Operación Kosmima’, que lleva el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Monforte y que se inició tras tenerse conocimiento de los tres primeros asaltos en 2021.

Los dos detenidos han pasado este martes a disposición del Juzgado de Instrucción de Getafe, que decretó su ingreso en prisión.

Tras anular el alumbrado exterior de los centros, accedían dentro a través de las ventanas que dan acceso a las oficinas. Una vez allí, se apoderaban de cajas fuertes, dinero, joyas y expedientes de los usuarios donde están sus documentos personales.

Estos sucesos generaron una «gran alarma social» entre los vecinos de la zona y los internos de los centros. Es el caso de la residencia de mayores de O Valadouro, donde los asaltantes sustrajeron expedientes y documentos de identidad de los residentes.

Este clan, operaban en las localidades madrileñas de Mejorada del Campo y Getafe, llegaban a recorrer cientos de kilómetros en una sola jornada.

Tras regresar con el botín, procedían a fundir las joyas en el domicilio de uno de los detenidos para convertirlos en lingotes de oro y enviarlos a su país natal. En total, se estima que se hicieron con 200.000 euros entre dinero en metálico y joyas.

El Instituto Armado destaca la movilidad de esta banda, ya que se les detectó incluso un traslado a Francia y a Bélgica. Llegaron a recorrer en un solo día unos 1.200 kilómetros.

En total, se han esclarecido 38 delitos de robo con fuerza continuado, cuatro de falsificación de documento público y usurpación de estado civil, y dos delitos contra la seguridad vial.

DETENCIÓN DE LOS JÓVENES

La primera fase de explotación de la operación tuvo lugar el pasado viernes en Getafe, cuando se procedió a la detención de dos jóvenes rumanos, de 33 y 42 años.

En la inspección del vehículo, los agentes encontraron ocultos dinero en efectivo y joyas procedentes de los asaltos, dos patas de cabra y móviles usados para violentar la ventana y mantener conversaciones durante el transcurso de los asaltos. Asimismo , en el maletero tenían la ropa utilizada en los ilícitos.

Antes del verano se había detectado un incremento de la actividad del grupo, con hasta seis episodios en una misma semana en diferentes puntos de España. Posteriormente, cesó su actividad para trasladarse al Levante durante el período vacacional, hasta que retomó su actividad en septiembre.

En uno de los registros, se logró intervenir la cantidad de 24.230 euros y una gran cantidad de joyas, entre ellas tres relojes de alta gama, una colección de billetes y monedas de distintos países.

En otra vivienda se halló un taller casero para fundir oro, compuesto por un horno, balanzas y herramientas de trabajo, dispositivos informáticos… Igualmente, se han incautado cinco vehículos, uno de ellos de alta gama.

MODUS OPERANDI

El grupo planificaba cada golpe «con antelación suficiente» para eludir los controles de seguridad y evitar ser descubiertos y se trasladaban de lunes a viernes. Empleaban vehículos, que resultaron ser propiedad de terceras personas ajenas a los hechos.

Cuando llegaban cerca de las residencias, dormían dentro del vehículo y observaban el entorno para estudiar el asalto.

A la hora de cometer el atraco, los responsables dejaban el coche a varios kilómetros para no levantar sospechas y se trasladaban a pie. Entonces, ocultando sus rostros y empleando la fuerza accedían a las oficinas de los directores de las instalaciones.

La banda, ocultaba el origen de los botines para parecer que provenían de fuentes legítimas. Transferían dinero a nombre de personas ajenas, para lo cual empleaban su identidad y falsificaban los documentos necesarios para el cambio de titularidad.

Se comunicaban con números de abonados con tarjetas a nombre de terceros y restringían sus llamadas entrantes y salientes.

La Guardia Civil subraya cómo estos atracos eran el modo de vida de este grupo, ya que a lo largo de la investigación «no se les ha detectado otra fuente de ingreso» y llevaban «una vida familiar aparentemente normal«.

MM

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -