viernes, diciembre 9, 2022

¿Cuáles son los delitos económicos más habituales?

Exponemos los tres más comunes de la mano de un abogado penalista experto en esta tipología delictiva cada día más frecuente

En el año 2010 se reformó el Código Penal, comenzando a considerarse que las personas jurídicas tenían responsabilidad penal, lo que ha elevado el número de delitos económicos pero también la relevancia social, ya que acaparan decenas de titulares de prensa cada semana con fraude fiscal, blanqueo de capitales delitos de apropiación indebida… pero ¿cuáles son los más habituales?

Para dar respuesta a esta pregunta contactamos con el abogado penalista Juan Gonzalo Ospina, fundador de Ospina Abogados y experto de referencia para diversos programas de televisión y tertulias sobre casos de actualidad referentes a delitos económicos.

Comenzando por el principio, para quienes no somos juristas, preguntamos ¿qué es un delito económico? “Para que concurra este acto delictivo tiene que cometerse mediante el engaño y tener como objetivo el beneficio propio en perjuicio de terceras personas. Siendo el caso más claro la estafa”, nos refiere Ospina, quien este año 2022 ya puede presumir de haber logrado la absolución en una causa donde el querellante solicitaba a su cliente un millón de euros tras el cierre de un hotel familiar en el cual se presuponía que el administrador y querellado había experimentado un beneficio personal y familiar que en el ejercicio 2019 alcanzaría los 96.290 euros, a lo que se sumarían más de 28.000 euros en múltiples compras con destino particular, la devolución de un préstamo superior a los 600.000 euros de los que el querellante decía no conocer absolutamente nada, así como la inexplicable causa de que en ese año no se contabilizase un solo euro en efectivo en la caja del hotel. Acusaciones que tal y como recoge la prensa finalmente pudo disipar el abogado logrando la absolución de su representado.

Retomando la pregunta ¿Cuáles son los delitos económicos más habituales?

Sin querer despreciar la amplia gama de tipologías delictivas que recoge el CP sobre esta modalidad, como son: hurto, robo, extorsión, usurpación, estafa o administración desleal entre otros, el letrado penalista nos refiere que los más frecuentemente que se enjuician por los Juzgados son actualmente los delitos fiscales, los que operan la denominación de fraude y delitos de apropiación indebida”.

 

 

Abogados (1)

 «El abogado penalista Juan Gonzalo Ospina»

Referente a los delitos fiscales, consistentes en la omisión de declaración u ocultación a la Hacienda Pública con intención de evitar el pago de tributos, cabe destacar que las arcas públicas pierden cada año 91.600 millones de euros por la economía sumergida, aunque Juan Gonzalo Ospina nos matiza que “para que sea delito fiscal deben haberse producido ingresos recibidos por valor superior a 120.000 euros, por debajo de esa cifra no serán delitos sino sanciones administrativas, para las cuales los penalistas también intervenimos obviamente” y sobre las cuales, según Gestha, la Agencia Tributaria pierde el 42,8% de las reclamaciones económico-administrativas de los contribuyentes, lo que destaca la importancia de asesorarse correctamente tanto ante un delito como una falta frente a AEAT.

En referencia al fraude “entendemos como tal la conducta que trata de lucrase mediante el engaño, siendo un buen ejemplo las dirigidas contra la Seguridad Social o las aseguradoras, pero ganando mucho peso los fraudes en Internet”, siendo el propio despacho Ospina Abogados, considerado uno de los mejores despachos penalistas de Madrid, quienes el año pasado denunciaban una estafa online referente a la declaración de la renta mediante la cual los criminales intentaban acceder a nuestras cuentas bancarias.

Atendiendo a lo expuesto por el penalista en tercer lugar tendríamos los delitos de apropiación indebida, “para el cual una persona aprovechándose de la confianza de otra se apropiaría de un bien sobre el que se niega a ejercer su devolución, causando un perjuicio patrimonial a su legitimo propietario”, nos aclara el abogado.

“A estos podríamos sumar otros menos frecuentes pero de iguales consecuencias como la corrupción o el soborno. Pero es importante destacar que los delitos económicos son cada vez más complejos y globalizados”, profundiza Ospina, por lo que es importante contar con abogados altamente cualificados y con amplia experiencia en la materia, como estamos viendo día a día en casos de estafas piramidales o estafas de criptomonedas.

Estrella Digital

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias