domingo, noviembre 27, 2022

Kim Kardashian niega que haya dañado el vestido de Marilyn Monroe

Kim Kardashian ha negado que haya dañado el famoso vestido de Marilyn Monroe que la actriz lució en 1962 para cantar el cumpleaños feliz al entonces presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy.

La respuesta se produce tras los rumores que a principios de semana circulaban en las redes sociales, sobre unas imágenes que supuestamente mostraban algunos daños en la parte posterior del vestido cubierto de cristales.

Amanda Joiner, vicepresidenta de publicaciones y licencias de Ripley, fue una de las testigos que vio la prenda mientras se transportaba de Florida a Nueva York en el momento en que Kardashian lo llevaba puesto. Ella manifestó que la integridad del conjunto seguía intacto «desde la parte inferior de los escalones del Met, donde Kim se puso el vestido, hasta la parte superior donde lo devolvieron».

Reconoció que el conjunto  estaba levemente dañado cuando la compañía lo adquirió a través de una subasta en 2016, con «varias costuras gastadas y los tirantes arrugados en la parte posterior».

Esta es la versión de Ripley’s Believe It Or Not!, que posee el vestido de Monroe y se lo prestó a Kardashian para el evento de mayo. La franquicia de museos y eventos dijo en un comunicado el jueves que, a pesar de las afirmaciones en contrario, Kardashian «no dañó de ninguna manera la prenda en el corto período de tiempo que se usó en la Met Gala».

Creado hace 60 años por el diseñador de Hollywood Jean Louis, con la ayuda de Bob Mackie, el vestido fue prestado a Kardashian para la Met Gala, con el acuerdo de que no se permitiera hacer ningún tipo de modificaciones s. La celebrity lo vistió durante unos minutos, posando para las fotos de la alfombra roja, antes de cambiarse a una réplica para el resto del evento.

La decisión de vestir el original, rápidamente provocó las críticas de los organismos de la industria del patrimonio, incluido el Consejo Internacional de Museos (ICOM).

«Las prendas históricas no deben ser usadas por nadie, ni por figuras públicas ni privadas», declaró el mes pasado el ICOM, un organismo rector internacional de organizaciones patrimoniales, en un comunicado.

«Como profesionales de los museos, recomendamos encarecidamente a todos las instituciones que eviten prestar cualquier conjunto histórico para usarlas, ya que son piezas de la cultura material de su tiempo y deben conservarse para las generaciones futuras».

El vestido está ahora expuesto en el Ripley’s Believe It or Not!, ubicado en Hollywood durante el mes de otoño.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias