jueves, diciembre 1, 2022

¿Cómo repercutiría en el consumidor que las industrias fabricasen su propia energía?

2022 se está caracterizando, entre otras muchas cosas, por la inflación sin freno que estamos viviendo, motivada por el encarecimiento histórico del gasóleo y la gasolina (en un +45% y +33%, respectivamente), y de la electricidad (que despunta un +107% en marzo).

La subida de los precios de la energía tiene su impacto directo en el bolsillo del consumidor. De hecho, hace tan solo unas semanas conocíamos el dato del Índice de Precios al Consumo (IPC), que se disparó en marzo hasta el 10%, su tasa más elevada desde 1985.

Muchos fabricantes afirman que la alternativa a no subir los precios es “cerrar directamente sus negocios”, puesto que trabajan con márgenes muy pequeños. Es decir, si sube el precio del coste de fabricación del producto, el precio de venta al consumidor debe ser obviamente mayor.

Ante tal situación, que se prevé duradera en el tiempo, las industrias están apostando cada vez más por el autoconsumo fotovoltaico como solución para ahorrar costes. Y es que el autoconsumo no es cosa del futuro. Desde hace más de una década, el autoconsumo fotovoltaico en industrias es un hecho y cada vez son más las empresas que apuestan por instalaciones fotovoltaicas para transformar la energía solar en la electricidad que requiere el día a día.

Beneficios del autoconsumo fotovoltaico

Gracias al desarrollo tecnológico de la energía fotovoltaica en España, el autoconsumo mediante placas solares es la opción más rentable y competitiva ante la subida general de precios al consumo.

Entre las principales ventajas, destaca principalmente la autoproducción de energía a un precio más económico que el suministrado por la red eléctrica. Permite mejorar la competitividad de una empresa con el ahorro en el coste de energía eléctrica. Si fabricamos a un coste de producción menor, el precio final de venta será consecuentemente inferior, los márgenes de beneficio serán superiores, y los productos y/o servicios serán más competitivos en el mercado.

Una instalación de autoconsumo fotovoltaico permite, además del autoabastecimiento de la energía necesaria, almacenar o vender el excedente generado. Es decir, permite acumular el excedente de energía producido por tu empresa en baterías para utilizarlo en las horas sin sol, o venderlo a la red eléctrica.

Otra importante ventaja a tener en cuenta es que permite a las industrias ser más sostenibles. Supone un compromiso que también mejora su imagen corporativa al aportar tu granito de arena al cuidado del medio ambiente con un proyecto eficiente, sostenible y competitivo.

Solarfam, más de 10 años desarrollando proyectos de autoconsumo para industrias

Solarfam es una empresa de origen navarro comprometida desde el 2012 con las energías renovables y la sostenibilidad. Son especialistas en instalaciones fotovoltaicas para empresas. Mediante un estudio de viabilidad (que precede a toda la etapa de instalación de las placas solares de autoconsumo), se aseguran de que la inversión sea rentable. Además acompañan y asesoran al cliente en todo el proceso de tramitaciones legales y petición de ayudas y subvenciones.

Judith Smith

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias