sábado, diciembre 3, 2022

Muere Jesús Mariñas a los 79 años

El mundo del corazón vuelve a despedir a otro de los periodistas más recordados por la cantidad de exclusivas que dio y sus diversas colaboraciones en programas de la pequeña pantalla. Mariñas se ha ido tranquilo y arropado por su marido y amor de su vida.

A Jesús le fue diagnosticada esta dolencia hace seis meses y ha fallecido debido a  unas complicaciones derivadas del tratamiento oncológico que recibía por el cáncer de vejiga, su marido Elio Valderrama al que se unió hace más de 32 años no se ha separado de su lado en ningún momento, siendo el encargado de escribir las últimas crónicas que Mariñas le dictaba para el periódico La Razón.

Fue quien inventó la crónica rosa tal y como se la conoce hoy en día, nacido en A Coruña inició su carrera periodística de botones y sirviendo cafés en El Ideal Gallego,  más tarde en Barcelona con Tele Expres, en 1967. Pronto se haría un hueco en la profesión empezando a escribir para revistas tan conocidas como Semana o Pronto, entrevistando a infinidad de famosos de la época.

Aunque fue el programa Tómbola, de Canal Nou, donde colaboró desde 1997, el espacio que lo catapultó a la fama. Se trataba de un formato novedoso en España, en el que varios periodistas incidían, en muchas ocasiones en tono de reproche y con actitud agresiva, en aspectos de la vida privada del personaje entrevistado. El programa le dio gran popularidad, siendo muy sonados sus enfrentamientos con la también periodista Karmele Marchante. Prueba de ello fue la gran popularidad que alcanzó su frase «¡Qué te calles, Karmele!»

Entre sus trabajos destacó también sus participaciones en el programa de María Teresa Campos “¡Que tiempo tan feliz!” y en ¿Dónde estás corazón?, espacio que presentaba Jaime Cantizano en Antena 3. En los últimos años también colaboró en programas como “Lazos de sangre” o “Sálvame”, aunque consideraba que ya no existían los grandes personajes de antaño.

En 2021 publica ‘Jesús por Mariñas, memorias desde el corazón’, un libro en el que repasa su carrera como cronista social y en el que declara: “No pienso nunca que ya no me queda tiempo para hacer muchas cosas. Me tengo que morir como todo el mundo. Noto cómo pasan los años sin depresión ni angustia. Duermo con la conciencia tranquila porque no he puteado a nadie… que no se lo mereciese. Si he hablado mal de alguien se lo habrá ganado a pulso”.

Mañana será incinerado en Madrid sin ningún tipo de sepelio.

NOTICIAS RELACIONADAS
- Advertisment -

Últimas Noticias