domingo, noviembre 27, 2022

El 90 % de familias que acuden a la gestación subrogada es por causas médicas

Así consta en un informe elaborado por los psicólogos David González y Elisa Saló basado en entrevistas con más de 300 familias que han sido padres a través de este proceso, y que ha sido presentado este viernes en Bilbao en los Congresos de la Sociedad Española de Fertilidad y de Enfermería de la Reproducción.

Este estudio, según ha destacado David González, «destierra mitos y prejuicios» sobre este procedimiento, asociado desde muchos ámbitos a parejas homosexuales de alto poder adquisitivo.

González ha remarcado, en declaraciones a los medios de comunicación, que un 19 % de los entrevistados había intentado antes sin éxito la reproducción asistida; un 18 % se había sometido a procesos oncológicos que le impedían gestar, y otro 14 % había sufrido la extirpación quirúrgica de algún órgano necesario para la reproducción o gestación, entre otras causas médicas.

«Otro estereotipo» que se cae con este estudio, según ha añadido, es la motivación de la herencia genética para optar por la gestación subrogada, ya que más del 80 % utilizan gametos donados.

El perfil medio es una familia menor de 45 años que acude, en su mayoría a Estados Unidos o a Ucrania (son datos de 2021 anteriores a la guerra con Rusia). Otros destinos son Canadá, México y Georgia.

De las 301 familias incluidas en el estudio, 159 son heterosexuales; 90 homosexuales (89 masculinas y una femenina) y 52 monoparentales (41 masculinas y 11 femeninas).

El proceso es privado, sin necesidad de pedir autorización administrativa en España, aunque aquí no se permite. El estudio únicamente incluye a familias que han recurrido a otros países en los que esta técnica está «regulada».

Este psicólogo ha subrayado «el hecho» de que en España existe una demanda de gestación subrogada y ha mantenido que «quizás es el momento de regularlo porque todo lo que no está regulado invita a la mala práctica o la vulneración de derechos de las personas, y además se acaba perjudicando a los más vulnerables y los que tienen menos recursos».

Ha destacado que se trata de «un proceso muy costoso» porque se lleva a cabo en países donde la medicina reproductiva es privada y no todas las familias pueden costearlo.

«Muchas de las familias del estudio se hipotecaron, pidieron dinero a sus familiares…el perfil del estudio es muy variado: gente con muchos recursos económicos y gente con recursos más limitados», ha expuesto.

Una aproximación a los costes medios resulta «muy difícil porque cada proceso es diferente», según ha precisado, pero se podría calcular en más de 100.000 dólares en Estados Unidos y Canadá, y entre 50.000 y 60.000 dólares en Ucrania y Georgia. EFE

 

NOTICIAS RELACIONADAS
- Advertisment -

Últimas Noticias