sábado, noviembre 26, 2022

¿Quién responde si sufrimos una caída dentro del autobús o del metro?

Así como si las lesiones indemnizables y, en caso afirmativo, la indemnización en cuestión que se nos debe abonar.

En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber en el caso de que suframos una caída dentro de un autobús o de un metro. Así como los pasos que debemos recorrer en el caso de que tengamos que reclamar nuestra responsabilidad civil frente a terceros.

¿Qué ocurre si sufrimos una caída dentro del autobús o del metro?

En primer lugar, comenzaremos respondiendo a una de las preguntas que son más habituales. ¿Qué ocurre si sufrimos una caída dentro del autobús o del metro? En este caso, conviene saber que se encuentra incluido en el precio de cualquier billete de transporte público colectivo con capacidad para nueve o más personas el seguro de responsabilidad civil. Por lo que, en el caso de que suframos un accidente, existe un acuerdo con la aseguradora permanente que se encarga de cubrir todos los gastos que son necesarios en este tipo de escenarios.

Desde el mismo momento en el que obtenemos el billete, automáticamente ya estamos cubiertos durante todo el trayecto. Además de en el momento de subir o de bajar. De este modo, podemos pedir una indemnización en caso de accidente tanto a la empresa del servicio público como al responsable del accidente. Este seguro es conocido como SOVI, Seguro Obligatorio de Viajeros.

¿Es necesario tener el billete para estar cubiertos por el seguro?

Efectivamente, el SOVI requiere que tengamos el billete para poder iniciar todas las coberturas que se contemplan en su póliza. Los únicos elementos que debemos tener en cuenta y que nos eximen de tener el billete en cuestión para garantizar nuestra seguridad son los siguientes:

  • Que por circunstancias del accidente sea posible que se haya destruido o perdido.
  • Que los afectados sean menores de edad que por normativa están excluidos del pago del billete, quienes estarán también asegurados,
  • Que se trate del personal de la empresa que realice servicios dirigidos al mantenimiento o funcionamiento del vehículo o personal de la administración que realice funciones de control durante el viaje.

Además, conviene conocer que únicamente tenemos cubiertos los daños personales, nunca los materiales. Todas las lesiones que quedan incluidas en este seguro se recogen en el Real Decreto 1575 / 1989, de 22 de diciembre. En él, se afirma que se excluye de la cobertura a todos los viajeros que puedan causar cualquier tipo de accidente en estado de embriaguez. O que hayan consumido drogas o estimulantes. Además, también se establece que el seguro de responsabilidad civil es compatible con el Seguro Obligatorio de Viajeros, pero debemos conocer que es imprescindible que podamos demostrar la responsabilidad del conductor de autobús o, en su defecto, del tercer vehículo involucrado en el accidente.

SOV, un resumen práctico

Como hemos podido comprobar, el SOV es un seguro que nos permite estar cubiertos ante cualquier situación a la que tuviéramos que enfrentarnos en el caso de accidente. El seguro de responsabilidad civil cubre el riesgo de nacimiento a cargo del conductor y del propietario del vehículo de la responsabilidad civil frente a terceros.

Este seguro cubre los daños sufridos en un accidente que tenga lugar con ocasión de un desplazamiento en un medio de transporte. La compañía aseguradora que tiene esta póliza obliga a indemnizar los daños sufridos por el simple hecho de tener el accidente. En el caso de que se desestime la acción derivada de este seguro, el perjudicado podrá interponer una acción directa frente al asegurador y la acción de responsabilidad civil frente al transportista. Siempre y cuando la culpa del accidente no sea exclusiva del perjudicado. Además, tampoco debe existir una fuerza mayor que haya provocado el accidente.

Como hemos podido comprobar, son muchos los elementos que intervienen cuando tenemos que analizar el comportamiento de este tipo de seguros. Conviene tener en cuenta, que en el caso de que tengamos dudas a la hora de abordar cualquier situación en la que este tipo de elementos deben intervenir, es recomendable confiar nuestras necesidades en una compañía de seguros capaz de exprimir al máximo todas las opciones que existen en este tipo de situaciones.

Ahora que ya sabemos que cualquier desplazamiento en transporte público queda cubierto por una póliza de seguros, debemos explorar el mercado en busca del mejor abogado que nos ayude a gestionar todo lo que necesitamos en materia de seguridad y, lo que todavía es más importante, de tranquilidad.

Francisco García

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias