jueves, diciembre 1, 2022

Paneles solares: la solución práctica de autoconsumo

La energía solar es una energía limpia que nos permite practicar el autoconsumo y reducir la huella de carbono en nuestro planeta, pero además, es un tipo de energía que nos permite reducir costes, más en momentos como los actuales, cuando el precio de la electricidad está tan alta y todo parece indicar que se mantendrá así por mucho tiempo. Los paneles solares se posicionan como una solución práctica y que puede ser adoptada por prácticamente cualquier persona, aunque sí es necesario que se cumplan ciertas condiciones básicas para garantizar el funcionamiento de estos paneles solares.

Lo mejor de la energía solar es que es renovable, sostenible y limpia, y si bien requiere de una inversión inicial considerable, es un tipo de inversión inteligente que se puede recuperar considerablemente rápido, más con los precios actuales de la electricidad. Es una energía que, además de ser conveniente para el planeta, también es conveniente para nuestros bolsillos.

Tipos de paneles solares

La energía solar se traduce en muchos beneficios, pero lo que pocas personas saben es que hay tipos diferentes paneles solares, por lo que conviene conocer las características de cada uno para saber cuál es el más adecuado para nuestro caso, especialmente si consideramos que cada una de las opciones tienen sus ventajas y sus desventajas.

A continuación compartimos los principales tipos de paneles solares.

Paneles solares fotovoltaicos

Este tipo de paneles solares son los más utilizados para transformar la energía del sol en electricidad. Es una excelente opción, porque cada vez son más avanzados a nivel tecnológico, y al mismo tiempo más pequeños, es decir, ofrecen más y ocupan menos espacio. De ahí que el uso de los mismos esté tan extendido.

Los paneles solares fotovoltaicos están compuestos, principalmente, por células fotovoltaicas de silicio, aunque dentro de esta categoría también se usan otros tipos de paneles fotovoltaicos: básicos de silicio, monocristalinos, policristalinos, células de película fina y células fotovoltaicas orgánicas. Cada una de estas opciones tienen pros y contras, aunque como comentamos anteriormente, los básicos son los más utilizados, especialmente a nivel particular y residencial, por la excelente relación que tienen en función de la calidad, el precio y el rendimiento.

Paneles solares térmicos

Este tipo de paneles solares están especialmente diseñados para transformar la energía del sol en energía térmica. De ahí que el uso de los mismos sea más común para climatizar espacios, piscinas, aguas calientes sanitarias, entre otros.

En este caso, también hay varios tipos de paneles solares térmicos, los cuales son clasificados en función de la capacidad para generar calor. El panel solar térmico más básico puede llegar a alcanzar una temperatura de hasta 50 grados, mientras que el de media temperatura llega hasta los 90 grados, y el de máxima temperatura puede alcanzar hasta los 150 grados. Sin duda alguna, tienen un magnífico rendimiento y es una opción cada vez más utilizada.

Paneles solares híbridos

El tercer tipo de panel es el conocido como híbrido, y es de gran utilidad, porque es una mezcla de los anteriores, por lo que permite producir tanto electricidad como energía térmica. Las dos tecnologías están unidas en un único panel y, por supuesto, la ventaja más destacada es que permite reducir espacios. Es una opción práctica y conveniente, aunque todo dependerá de la situación de cada cliente, porque al combinar las dos tecnologías también se incrementa un poco el coste.

Es una excelente alternativa para hoteles pequeños u otro tipo de edificaciones que no disponen de grandes espacios para colocar otros tipos de paneles por separado. En este caso, los paneles solares se clasifican en función de la generación de recursos, entendiendo que las últimas generaciones son más avanzadas, por lo que ofrecen un mejor rendimiento. Hasta el momento, se han desarrollado tres generaciones de paneles solares híbridos: generación 0, generación 1 y generación 2, siendo estos últimos los mejores, aunque también los más costosos.

Principales ventajas de la energía solar

La energía solar ofrece muchas ventajas, y es por eso que su uso está cada vez más extendido. Sin embargo, dados los precios actuales de los servicios, está teniendo una demanda mucho más alta y es que las personas están buscando opciones de autoconsumo.

Sin embargo, más allá de los precios, este tipo de energía también proporciona muchas otras ventajas, entre las cuales destacan las siguientes:

  • Energía limpia y renovable: una de las principales ventajas de la energía solar es que es limpia, renovable y sostenible, por lo que podemos tener la tranquilidad y la certeza de no contaminar al medio ambiente. Es una forma simple y fácil de reducir la huella de carbono.
  • Alternativa energética: es un tipo de energía que puede ser utilizada en los hogares, industrias y muchos otros tipos de instalaciones, lo que se traduce en menos dependencia de la energía que proviene de los combustibles fósiles, que además de ser más contaminantes, cada día son más costosas.
  • Espacio urbano: los paneles solares se pueden implementar, bajo algunas condiciones, sobre instalaciones y edificaciones, lo que permite aprovechar mejor los espacios urbanos para su crecimiento.
  • Bajo costo: si bien la inversión inicial es un poco más costosa, el mantenimiento de los paneles es bajo y poco recurrente.
  • Aplicaciones diversas: se pueden utilizar, tanto para generar electricidad, como también para climatizar.

La energía solar, sin duda alguna, se posiciona como una de las mejores alternativas de los combustibles fósiles, por tratarse de una opción renovable, de autoconsumo y completamente limpia. Es una forma simple de contribuir con el medio ambiente y también reducir los costes en la factura de la luz. Todo ello sin contar que se trata de una industria en constante desarrollo tecnológico.

 

NOTICIAS RELACIONADAS
- Advertisment -

Últimas Noticias