sábado, diciembre 3, 2022

Naturaleza sorprendente

Desde Proyecto Tierra queremos que conozcáis a algunos de estos curiosos “bichillos” y os animéis a buscar otros, ya que hay tantos que es imposible presentarlos a todos de una vez.

Animales más que curiosos

Además de saber que el camaleón cambia de color y cuantos corazones tiene un pulpo no está de más conocer a otros animales que por su apariencia nos llaman la atención y saber a qué responde esta.

The Star Nosed Mole 

Este topo acuático originario de la zona oeste de Tennessee este tiene en el hocico más de veinte tentáculos de color rosa que le dan el aspecto de una estrella, o de una flor, y por lo cual recibe su nombre. Traducido al castellano sería el Topo de Nariz Estrellada.

Esta singularidad no es una mutación extraña ni un capricho de la naturaleza, sino que obedece a la necesidad de encontrar alimento en las aguas profundas de los ríos que conforman su hábitat natural.

Estos tentáculos, llamados órganos de Eimer, cuentan con gran cantidad de terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos que los hacen extremadamente hábiles para diferenciar lo que es comestible de lo que no.

El Aye-Aye

Clasificado dentro de la familia de los lémures el Aye-Aye es considerado el único ejemplar del género Daubentonia que ha llegado hasta nuestra época desde la prehistoria. Dado por extinguido debido a su habilidad para esconderse fue de nuevo catalogado al observarse de nuevo ejemplares allá por 1961.

Sus principales curiosidad radican en que tiene seis dedos, en lugar de cinco, y en sus grandes incisivos que nunca dejan de crecer. Esto además de darle un aspecto aterrador ha dado pie a numerosas leyendas que lo tachan de animal maléfico y augur de la muerte.

El dedo extra, que se mueve con independencia del resto, es la herramienta que utiliza para encontrar comida debajo de las cortezas de los árboles. Golpea los troncos y las ramas como si fuera un pájaro carpintero de cara a proceder a levantarla y sacar las larvas de las que se alimenta.

Respecto a los dientes, ocurre como con los castores, al ser útiles para roer la madera si el crecimiento no fuera continuo se desgastarían por completo y no podrían seguir alimentándose, además de encontrarse indefensos.

No podemos dejar de nombrar al precioso Binturong, una curiosa especie de gato oso de pelaje úrsido y bigotes felinos, al Murciélago Yoda, al El sapo de Los Simpson o al elegante Tiburón caminante que pasea sobre las puntas de sus aletas por los fondos coralinos como si fuera una bailarina.

Por desgracia la irrupción del ser humano de forma descontrolada en sus hábitats naturales en busca de madera, lugares para construir o con otros muchos fines lucrativos ha hecho que la mayoría se encuentren en peligro de extinción. Desde Planeta Tierra os animamos a darlos a conocer a más gente con la intención de evitarlo.

Judith Smith

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias