sábado, noviembre 26, 2022

Jorge Galván (ANECPLA): Nuestro modo de vida favorece las especies invasoras

«Nuestro modo de vida», excesivamente móvil, favorece la introducción de especies exóticas invasoras (EEI), principalmente de «pequeños insectos», que una vez asentados pueden formar plagas, desplazar a la biodiversidad autóctona y transmitir enfermedades, ha afirmado a EFE el nuevo director general de Anecpla, Jorge Galván.

Es una consecuencia de la globalización, «viajamos mucho y transportamos muchas mercancías», ha explicado el recién nombrado director de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla), lo que genera que se transporten de un lugar a otro «unas veces queriendo y otras sin querer» animales exóticos invasores que acaban introduciéndose en un ecosistema en el que no tienen depredadores, «por lo que su reproducción es más rápida».

Además, Galván ha considerado que a este factor de la movilidad se le suma el cambio climático, «que habilita hábitats» para que especies que antes no estaban presentes en la Península «ahora puedan desarrollarse».

El ‘Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras’, elaborado por el Ministerio de Transición Ecológica para el Reto Demográfico para señalar a aquellas especies que se encuentran fuera de su ecosistema natural de distribución, recoge en la actualidad 193 EEI.

Entre todas ellas, el director de Anecpla ha descrito a los insectos, y en concreto a aquellos que pueden actuar como vectores de enfermedades, como los más peligrosos.

En este sentido, ha destacado la capacidad de varias especies de mosquitos, entre los que se encuentra la especie exótica invasora del mosquito tigre, detectada por primera vez en España en 2004, para transmitir enfermedades zoonóticas «muy peligrosas», que se pueden transformar rápidamente en epidemias.

Muchos virus proceden de animales a los que les pica un mosquito y ese mosquito le pasa el virus a un humano, dando lugar a una zoonosis, ha indicado Galván.

Otro tipo de díptero que avisa que «ya se ha detectado en la Península» es el ‘Aedes japonicus’, procedente de Japón, aunque indica que su incidencia es inferior a la del mosquito tigre, por lo que «aún no está incluido en el catálogo español de EEI».

Aparte del riesgo para la salud pública que suponen estos insectos, ha recordado que hay otros animales invasores no tan perjudiciales para el ser humano, pero con capacidad de formar plagas dañinas tanto para la fauna y la flora española, como para la economía.

Es el caso de dos aves, la cotorra argentina y la cotorra de Kramer, «que se están asentando en España» y causan una pérdida de biodiversidad «porque desplazan a otras especies autóctonas»; o del picudo rojo y la oruga perforadora de las palmeras, que están provocando «la desaparición de muchas palmeras en Canarias, Andalucía o en Levante», ha precisado.

También ha incluido a la avispa asiática en esta lista, de la que alerta que habrá un repunte en su población en las próximas semanas, y pondrá en peligro a las colonias de abejas, provocando daños en las empresas apícolas y la economía del país.

Sin embargo, lejos de dar por finalizada la entrada de nuevas especies a la Península, Galván ha advertido de que a medida que el clima peninsular continúe variando, el número de animales foráneos que se asienten en el país irá en aumento, por lo que demanda que se incremente la vigilancia del transporte y que se desarrollen planes de actuación «integrales y coordinados».

«No se puede actuar puntualmente en un sitio, tienes que tener un plan de actuación coordinado para todo el territorio nacional», ha declarado, insistiendo en que hace falta «una mayor coordinación» entre su sector y las administraciones, para frenar esta tendencia al alza.

Hugo Barcia

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias