jueves, diciembre 8, 2022

¿Busca un abogado para reclamar por una negligencia en el embarazo?

El abogado Don Álvaro Hidalgo Fernández, director de Hidalgo Fernández Abogados, especialistas en derecho sanitario y defensa del paciente, ofrece su visión sobre las negligencias médicas ocurridas durante la gestación.

En este artículo abordaremos las malas praxis que se producen durante el embarazo, sus motivos más frecuentes y posteriormente detallaremos los conceptos indemnizatorios que se pueden solicitar por una negligencia médica en el embarazo.

Durante el embarazo se realizan pruebas prenatales precisamente orientadas a identificar la situación fetal o la existencia de posibles anomalías. Los errores durante el seguimiento de la gestación se pueden dar tanto en las pruebas de carácter no invasivo como en las de carácter invasivo.

 

En cuanto a las pruebas no invasivas donde se pueden producir malas praxis destacamos:

  1. No realizar a la gestante un correcto seguimiento ecográfico relacionado con la translucencia nucal (marcador para determinar cromosomopatía fetal), talla, peso, circunferencia cefálica (CC) diámetro biparietal (DBP), circunferencia abdominal (CA) diámetro abdominal trasverso (DAT) longitud del fémur (LF), cortes cerebrales, y las distintas estructuras de la anatomía fetal. El test triple screening o cribado bioquímico se realiza en el primer trimestre de la gestación, en torno a las semana 12 de gestación. Se mide mediante una analítica sanguínea las posibles alteraciones cromosómicas, permitiendo establecer la sospecha o el diagnóstico de varios síndromes como el síndrome de Down o el síndrome de Edwars. Normalmente es un test que se combina con una ecografía fetal.
  2. Errores en exploraciones ecográficas orientas al diagnóstico de malformaciones congénitas como en la ecográfica de la semana 20 de gestación, cuyas exigencias para su realización quedan perfectamente definidas por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) en el protocolo de consenso titulado como “Recomendaciones para la organización de un Servicio de Obstetricia y Ginecología”. El incumplimiento de las exigencias recogidas en el protocolo de la SEGO y de los criterios de la SESEGO para la realización de la ecografía morfológica de la semana 20, pueden tener como consecuencia la existencia de una negligencia médica en el embarazo.

 

En cuanto a las pruebas prenatales de carácter invasivo en las que se puede incurrir en negligencia por su falta de indicación o estudios realizados:

  1. Amniocentesis, en la que se extrae líquido amniótico para realizar los estudios bioquímicos, citogenéticos, inmunológicos o microbiológicos que permitan obtener información precisa del estado fetal.
  2. Muestra de vellosidades coriónicas se suele hacer entre las semanas 10 y 12 del embarazo y se extrae una muestra de la placenta para evaluar los problemas genéticos del feto.

No profundizar en el diagnóstico de estas patologías mediante los estudios correspondientes (ecografía, amniocentesis, cariotipos, estudios genéticos, neurosonografía, Resonancia Magnética…), su incorrecta realización o no informan a la gestante es constitutivo de mala praxis, si se ha privado a los padres de obtener un diagnóstico sobre la patología fetal.

Entre otras patologías, podemos indicar algunas de las enfermedades en las que los especialistas en ginecología, obstetricia y genética clínica han incurrido en negligencias en el seguimiento de gestaciones, destacando malformaciones graves como Síndrome de Apert, cardiopatías congénitas como la tetralogía de Fallot o la trasposición de grandes arterias, fibrosis quística, Síndrome de Lesch Nyhan, Síndrome Patau, Síndrome Edwards.

Las gestantes tienen el derecho a conocer el estado fetal durante el embarazo, ya que en algunas situaciones de extrema gravedad existe la cobertura jurídica a interrumpir voluntariamente el embarazo como se contempla en el artículo 15 de La Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

La ausencia o la falta de diagnóstico por razones imputables al personal sanitario será una negligencia médica, si por el meritado error se ha privado a la gestante de interrumpir voluntariamente el embarazo por la patología del feto y por el riesgo de complicaciones asociadas que, en muchas ocasiones, son incompatibles con la vida en los síndromes más graves.

Si se imposibilita a la gestante que reúna la información necesaria sobre la salud del feto o el riesgo que entraña la patología futura, privándole de unos conocimientos fundamentales para la toma de decisiones, como la continuación o interrupción de la gestación o el inicio de tratamientos precoces para los neonatos al obtener un diagnóstico desde la gestación, se incurrirá en mala praxis médica.

La falta de información sobre la situación fetal en estos casos es una mala praxis por las graves consecuencia que tiene y se indemnizará no solo el daño moral a los padres sino el daño patrimonial inherente a la patología fetal (todos aquellos gastos adicionales que los padres tengan que asumir por distintos conceptos como fisioterapia, ayuda de tercera persona, adecuación de la vivienda, gastos de movilidad, dependencia etc..).

 

¿Cómo puede reclamar por una negligencias médica?

Para reclamar por un error durante la gestación será necesario contar con un abogado especialista en derecho sanitario y con un perito especialista en ginecología, obstetricia o genética que estudie el caso para determinar si existe mala praxis médica.

El procedimiento que se iniciará para reclamar la negligencia médica durante la gestación dependerá de donde se haya producido el error sanitario. Si el error durante el embarazo se ha producido en la sanidad pública, se presentará una reclamación de responsabilidad patrimonial frente a la administración sanitaria generadora del daño. En caso de que el error se haya producido en un centro privado o siempre que se quiera demandar a la compañía aseguradora de la administración se presentará una demanda civil en los Juzgados de Primera Instancia.

Es posible llegar a acuerdos económicos extrajudiciales con las compañías aseguradoras si entienden que la mala praxis está acreditada, evitando así los tiempos de espera de la administración de justicia. La ayuda de los abogados negligencias medicas será determinante para reclamar por negligencia en el embarazo.

Pilar Moreno

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias