Martes 13.11.2018

Casado o Sáenz de Santamaría: las distintas estrategias para la renovación

Es el momento de la estrategia fina, de los movimientos muy pensados, del ajedrez de la política en estado puro. Es el momento de los golpes de efecto, de las jugadas maestras. Casado “llegará hasta el final” y busca ya los apoyos de Cospedal.

Los discursos sobre la renovación, la recuperación del centro derecha, la capacidad de transmitir ilusión al electorado “natural” –si es que se puede seguir llamando así- del Partido Popular, el nuevo modelo de Partido, la recuperación del gobierno de España han sido una constante en esta pre-campaña de los pre-candidatos a suceder a Mariano Rajoy al frente del PP. Pues bien, parece que la ruptura, al menos con la estructura del aparato, llegó con los resultados obtenidos por María Dolores de Cospedal.

Si seguimos la estela de lo que está pasando a nivel internacional en todas las campañas electorales de los últimos tiempos, vemos como la preferencia por lo nuevo, el alejamiento del establishment es la opción mayoritaria de los votantes, sea el país que sea, aunque históricamente parezca impensable.

La victoria de Trump marcó la nueva dinámica social electoral, que suponía un batacazo a todo el entramado político convencional en USA, el lanzamiento de Marcron, no sólo como presidente de Francia, sino como nuevo líder del proyecto europeísta, los acontecimientos en Italia con Salvini y el Movimiento Cinco Estrellas y la reciente victoria en México de López Obrador nos marcan una tendencia social que se mantiene, aunque no sabemos hasta cuándo.

Es cierto que estas primarias no son comparables a unas elecciones, pero hay que decir que la sensibilidad del electorado está ahí. Lo acabamos de ver. Pablo Casado que partía en una clara desventaja con las dos lideresas del partido, una a nivel orgánico y otra a nivel institucional, ha conseguido pasar el corte y convertirse en uno de los dos candidatos al Congreso del 20 y 21 de julio. Cierto es que Santamaría tiene una grandísima experiencia tanto en la gestión, como en el manejo de los medios, como en el control de organismos como en CNI, tan nombrado últimamente, como arma arrojadiza, eso sí.

Además es mujer y eso, en este momento, suma. Ha hecho una campaña muy institucional, poniendo como oponente directo a Pedro Sánchez. Así que, desde el punto de vista estratégico, la campaña ha estado muy correcta apoyada, eso sí, por el control del partido en Andalucía, con Moreno Bonilla y Arenas como aliados. Quizá, por ponerle alguna pega, parece que su equipo no controla el tan bien la gestión de los contenidos en redes como lo hace el equipo de Casado y, en ocasiones su discurso tan castellano la hacen poco cercana y altiva. El candidato por su parte, ha hecho una campaña muy cercana, más moderna, que sí parece que abre un nuevo escenario de imagen, de estrategia y de modelo en el Partido.

A diferencia de Santamaría, Casado basó su estrategia en acciones que llevaban a pensar que era el “antídoto natural de Rivera”, y no cabe duda que es, hoy por hoy, uno de los líderes que ha conseguido arrebatar electorado de derechas (ojo, también de centro izquierda) y sin duda el gran enemigo estratégico del Partido Popular. En sus últimas declaraciones agudiza el ataque contra su ya única contrincante en esta batalla interna: renovarse es renovarse de todo, no continuar. Recordando la famosa frase de Einstein: “locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”

Es el momento de la estrategia fina, de los movimientos muy pensados, del ajedrez de la política en estado puro. Es el momento de los golpes de efecto, de las jugadas maestras. Ahí veremos quién es el verdadero líder que será capaz de recuperar el tono y el valor del PP como partido con vocación de gobierno. La pregunta que está en el aire es ¿serán capaces de revolucionar, en el buen sentido, el partido a nivel interno, a nivel equipo y a nivel de reconexión con la ciudadanía para adaptarse a las nuevas demandas sociales? Sólo el tiempo lo dirá. Renovarse o morir. Ese es el vuelo que tiene que tomar el Partido Popular.

2018070715081958100

Casado o Sáenz de Santamaría: las distintas estrategias para la renovación