miércoles 11.12.2019

Rivera y las luces de colores

Albert Rivera, ese joven de ideas tan conservadoras, quiere poner otro yugo al cuello de las infortunadas mujeres que ejercen la prostitución: a los de la esclavitud, la explotación y la trata quiere añadirle el del IVA. Sorprende que alguien crea, o que pretenda hacer creer a los demás, que la obligación de soportar a otro proxeneta, el Estado, libertaría a la meretrices de sus captores actuales, cuando lo cierto, como puede constatarse en la mayoría de los países en los que la prostitución funciona como una actividad económica reglada a efectos fiscales, es que el Estado pasa a formar parte parasitaria activa de la legión de los que viven y se enriquecen con la explotación sexual de las mujeres.

Podía habérsele ocurrido al tal Rivera acabar, radicalmente, con las mafias de la prostitución, antes de cobrarles el IVA a sus víctimas, pero se lo quiere cobrar antes, pues lo que persigue su propuesta no es el bienestar, la libertad, la seguridad y la dignidad de las cautivas reducidas hoy a la condición de carne maltratada, cosa que, por lo demás, sólo podría conseguirse ofreciéndoles una salida a su laberinto, sino el dinero que el Estado podría extraer de su infortunio. Sin mafias, sin matones, sin secuestradores, sin violaciones iniciáticas, sin cancerberos, sin estigmas, con ayuda, con afecto, con formación, con expectativas de empleo y de futuro, esas criaturas ya podrían decidir libre y voluntariamente si quieren seguir alquilando su cuerpo, y notificar en la Declaración de la Renta los pormenores dinerarios del arrendamiento, o vivir como las personas merecen, dueñas de sus vidas, y no el chulo, ni el Estado, ni nadie.

Entre éste Rivera y el Iglesias felipista, de Felipe VI, menuda renovación que traen a la corrompida y exánime política española. Debe haber sonado la hora de los jóvenes viejos. El primero piensa en una opípara recaudación fiscal cuando ve bombillas de colores, y el segundo, el 14 de Abril, se prepara para el besamanos.

Rivera y las luces de colores
Comentarios