lunes 21/9/20

La Feria de Abril en mayo

El hecho de que la Feria de Abril sevillana, cuya naturaleza, nombre y sentido radican en que se produce en el mes de abril, se celebre en mayo, podría interpretarse como una disfunción, o como una anomalía, si Sevilla, la muy bella y muy ensimismada Sevilla, fuera una ciudad belga, o austriaca, o canadiense, mas como quiera que se trata de una urbe española, a todos parece la cosa más natural del mundo. Abril, mayo, qué más da. ¿No obligamos a los niños a celebrar su cumpleaños otro día si no cae en fin de semana, a fin de que los parientes o los amigos acudan? Sin embargo, no podría descartarse que semejante familiaridad con el absurdo, con lo atrabiliario, con lo disparatado, debilitara en nosotros esa cosa que se llama racionalidad y que en España, efectivamente, nunca gozó de mucho predicamento.

Así, la circunstancia de que el Partido Popular ganaría, según los últimos sondeos, las elecciones europeas, y aun las municipales, autonómicas y generales que vienen a continuación, sólo puede entenderse desde esa distorsionadísima percepción de lo real. Respecto a las primeras, las europeas del 25 de mayo, ¿cómo es posible que una mayoría encomiende la representación de los españoles en Europa a quienes lo primero que hicieron fue sustraer los ahorros de los clientes de las Cajas (MOU) para complacer a los prestamistas extranjeros y que no les faltara "de ná"? O, ¿en qué cabeza cabe que una mayoría vea estupenda la brutal poda del Gobierno en derechos sociales y en calidad de vida material y moral de los españoles para atender religiosamente los pagos de una deuda que no es la suya, sino de los bancos? O, ¿cómo se entiende esa presunta victoria de un partido que miente sistemáticamente, así en los asuntos de programa y gobierno como en los relativos a sus entresijos en B?

La Feria de Abril se celebra en mayo, los niños celebran su aniversario otro día, y por esa senda, por esa deriva, la recuperación económica va como un tiro, deslumbrando al mundo. El Gobierno dice y actúa como si los españoles fuéramos bobos, pero, ¿y si lo fuéramos? ¿Y si lo somos?

Comentarios