viernes 18/9/20

La bella andaluza

Sesenta años después de que el teniente Amado Granell, de Burriana, liberara París del yugo nazi al frente de su 9ª Compañía de la División Leclerc, entrando en la alcaldía con un puñado de republicanos españoles, Ana Hidalgo, de San Fernando, descendiente de aquellos republicanos de la diáspora, toma posesión de ella para desembarazarla, en esta ocasión, de las amenazas xenófobas de una ultraderecha rampante que votó, en la segunda vuelta electoral del pasado domingo, a Nathalie Kosciusco-Morizet, su rival conservadora. Ambos, Amado y Anne, sellaron su hazaña con la misma voz: ¡Viva París!

Si a quienes perdieron todo siempre les quedó París, siquiera como mítica y última referencia de asilo y libertad, es bueno que les siga quedando merced a la elección de esta alcaldesa a la que los periódicos franceses llaman "la belle andalouse". Lo es, ciertamente, esa mujer de ojos negros y mentón decidido que lleva una pila de años trabajando para la Ciudad de la Luz desde su "Mairie", pero lo es, sobre todo, por la estela de inteligencia, honestidad y capacidad que ha ido dejando en ella con su trabajo. París, eligiendo a esta española y francesa que tanto ha honrado a su tierra natal como a su patria de adopción, se asegura seguir siendo París en el imaginario de Europa y del mundo, esto es, la ciudad más abierta y menos xenófoba de la Tierra.

Los franceses han premiado a Anne por su lealtad a París, que es la misma y tan intensa, por cierto, que su lealtad a España y a Andalucía: cuando más impenetrable era el olvido "oficial" de la gesta de los republicanos españoles en la liberación de Francia y de París, Anne, teniente de alcalde en las conmemoraciones del 50º aniversario, les devolvió el nombre poniéndolo en placas por las orillas del Sena, y cuando visitó Madrid en 2008, fue a llevarles flores a los pocos de ellos que reposan en el cementerio de Fuencarral. Lealtad a París, a Francia, a Andalucía, a San Fernando, a Cádiz, a sus ideas. Tal es la clave, al parecer, de la belleza de esta andaluza de ojos negros.

Comentarios