jueves 27.02.2020

La sovietización andaluza

Pasan las horas y la cortina de humo que envolvía el resultado de las elecciones andaluzas se empieza a disolver en el aire y comienza a verse lo que hay de verdad detrás de eso que tanto le gusta a Rubalcaba y que, según ha dicho, ha marcado el comienzo de un nuevo ciclo político.

No entiendo por qué los socialistas están tan contentos cuando en realidad perdieron las elecciones. Pero allá ellos. Porque, aunque es cierto que podrán gobernar en Andalucía, tendrán que hacerlo con el apoyo de IU que es el último reducto soviético que hay en Europa. Y no hablo por hablar. Me remito al programa electoral con el que esa coaliciónse ha presentado a las elecciones. Un programa muy propio para el primer cuarto del Siglo XX pero no para los tiempos de corren.

La izquierda ‘melonera’ de Cayo Lara, Diego Valderas y Juan Manuel Sánchez Gordillo se ha presentado en las elecciones andaluzas con un programa que rezuma conceptos soviéticos por todas partes, entre otras cosas. Tan es así, que José Antonio Griñán se va a encontrar encima de la mesa de negociación para formar Gobierno con cosas como:

Un Banco Público de Tierras (y vuelta con la burra al trigo de la revolución agraria)

La erradicación del patriarcado (esto no sé que es)

Sustitución de las Diputaciones provinciales por una estructura comarcal (esto está bien porque entronca directamente con la Edad Media)

La dignificación adecuada de las víctimas de la guerra, dictadura y transición con especial mención a Blas Infante, Manuel José García Caparrós y Javier Verdejo (cualquier día de estos habrá que explicar quién fue de verdad Blas Infante)

Establecimiento de la circunscripción única para Andalucía para futuras elecciones (esto no tengo claro para qué lo quieren)

Propiciar la llegada de la III República Federal Española en la que Andalucía tendría la consideración de federación (esto nos devuelve a 1873)

La democratización de la economía hasta llegar a la autogestión de las empresas (esto nos lleva directamente al movimiento asambleario del Siglo XIX)

Gravar con impuestos las casas vacías (mira que a estos chicos les gustan los impuestos)

Derogación de la actual “Ley Antibotellón” consensuando un Pacto Andaluz por el Ocio Alternativo (viva la cogorza)

Despenalización del consumo público, compartido y el cultivo y tenencia para consumo propio de cannabis (viva el cuelgue)

Creación de una Fiscalía contra la discriminación para perseguir la LGTBIfobia (LGTBI significa Lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales)

Declaración de Andalucía tierra desnuclearizada (volvamos al candil)

Y no a las bases militares americanas (yankees go home, como a finales de los sesenta)

Sin duda un programa de lo más progresista.

El problema llegará cuando Andalucía se dé cuenta de lo que le viene encima.

loading...
La sovietización andaluza
Comentarios