jueves 24/9/20

Orgullosos del Rey

Quienes estos días han estado ladrando y lanzando dentelladas contra Don Juan Carlos, ahora callan. Si el Rey ha pedido perdón y hecho propósito de enmienda no es por el aluvión de críticas que les han dedicado líderes tan carismáticos de la política española como el socialista madrileño Tomás Gómez. Ha sido porque el monarca es sensible al pueblo, siempre lo ha sido, y ha sabido que se ha equivocado. Ojalá nuestros políticos fueran tan honrados y nos dijeran la verdad de lo que pasa.

Don Juan Carlos se ha equivocado, ha pedido perdón y ha hecho propósito de enmienda. ¿Quién se atrevería a negárselo?

Pues todavía hay por ahí algunos cavernícolas de los dos extremos que están por esas. Allá ellos.

Otra vez el Rey ha dado un ejemplo, no se ha arrugado ante las feroces críticas recibidas y ha dado la cara, con mejor o peor fortuna en las palabras y el momento elegido, pero con la honradez que siempre le ha caracterizado.

Ojalá nuestros políticos fueran tan honrados y nos dijeran la verdad de lo que pasa. Ojalá, unos, no nos hubieran ocultado la crisis. Ojalá, otros, hubieran echado la mano que ahora reclaman y ojalá hubieran tomado medidas antes que esperar a las elecciones andaluzas. Y ojalá no nos hubieran mentido con la subida de los impuestos, con los recortes en educación y sanidad y con el copago farmacéutico que es como bajar las pensiones. Lejos de reconocer que nos mienten, buscan justificaciones, perífrasis y eufemismos para volver a engañarnos y, peor todavía, pensar que somos tontos. Como Nacho González, que la vergonzosa subida del transporte público en Madrid la definió como “modificación tarifaria”.

Así que con todo, y a pesar de la cacería que tanta polvareda ha levantado, le doy gracias al Rey por asumir su error y disculparse.

Me siento orgulloso de él. No podría decir lo mismo de nuestros políticos.


Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Comentarios