viernes 18.10.2019

Municipales con Esperanza

El PSOE puede gobernar España, teniendo de alcalde de Madrid a una persona del PP, pero el PP no puede presidir el Gobierno de España si no se hace con la alcaldía de Madrid. No es una regla empírica, pero es lo que se traduce de las experiencias, entre otras cosas porque el granero de votos de los socialistas en Andalucía supera al que puedan tener los populares en la Castilla que yo llamó del norte.

Tanto el PSOE como el PP acuñan la esperanza de que las elecciones municipales pongan en su sitio a Podemos, porque los alcaldes de los dos grandes partidos suelen ser conocidos por los empadronados, mientras que el conglomerado universitario-leninista no tiene gente conocida en las plazas. De momento, han renunciado a presentarse en esos municipios pequeños, donde todo el mundo se conoce y, a lo peor, resulta que el candidato es el gamberro del pueblo. De cualquier manera, a Podemos le está sucediendo lo mismo que me contaba aquél viejo comunistas, en el año 76, que le sucedió al PCE, cuando Carrillo comenzó a tranquilizar a la parroquia: "Nos hemos acostado marxistas y nos hemos levantado socialdemócratas". Y, claro, como los socialdemócratas acampan en el PSOE, las urnas se ponen difíciles.

Así que, en medio de estos meses de cierta expectación, de esperanza de recuperación de votos, aparece la otra Esperanza, Esperanza Aguirre, postulándose ante la jerarquía nacional del PP, cuyo adalid no gusta de los envites.

No sé si eso perjudica las posibilidades de Esperanza Aguirre, pero de cualquier manera puede perjudicar las expectativas del PP, porque por muchos rechazos que provoque también suscita simpatías que no son capaces de levantar ninguno de lo/as candidatos que se barajan. Y a Rajoy le sitúa en una posición mucho más incómoda que ella misma, porque si la opción es otra, Esperanza no tendrá la culpa en caso de derrota del PP, y si hay éxito, siempre podrá decir que ella habría sacado una mayoría más holgada.

Municipales con Esperanza
Comentarios