jueves 12.12.2019

Folclore entre rejas

Los escándalos en España se suceden. Políticos imputados, algunos hasta en la cárcel, empresarios que estafan a sus trabajadores y al fisco o empresas arruinadas por sus propios. Y ahora ya no se libran de la polémica y de las rejas ni los famosos de nuestra escena rosa.

La semana pasada fue Isabel Pantoja la que fue condenada a dos años de prisión y una multa de más de un millón de euros por un delito de blanqueo de capitales junto a su expareja Julián Muñoz, exalcalde de Marbella. La tonadillera representó todo un espectáculo a la salida del juzgado con desmayo incluido, pero para su suerte, no tendrá que entrar en la cárcel ya que no tiene antecedentes.

Esta semana hemos sido testigos de otra sesión de judicial, esta vez el protagonista es el viudo de Rocío Jurado, José Ortega Cano. El extorero cartaginés ha sido condenado a 2 años, seis meses y un día de prisión por homicidio imprudente y conducción temeraria, ya que provocó un accidente de coche al conducir por el carril contrario que acabó con la vida de Carlos Parra. El exmatador además, debe dar gracias ya que el juez desestimó la prueba de alcoholemia que demostraba que iba ebrio al volante. Pero ahora la Fiscalía ha anunciado que recurrirá la sentencia porque considera que la prueba de alcohol sí es válida y que no se rompió la cadena de custodia. A pesar de la sentencia condenatoria, Ortega Cano recurrirá la sentencia para no tener que pisar la cárcel o por lo menos, prorrogarla.

Pero estos no han sido los únicos casos que han salpicado al folclore patrio. Si echamos la vista atrás, a muchos habituales del papel couché se les debería caer la cara de vergüenza y más de uno acabar con sus huesos en la cárcel.

Un ejemplo claro es Farruquito. Su caso fue un auténtico escándalo que levantó ampollas en la sociedad española y que parece habérsenos olvidado. En el año 2003, el bailaor atropelló mortalmente a Benjamín Olalla, tras saltarse un semáforo en rojo a 80 km/h (en una zona urbana limitada a 40) durante un adelantamiento indebido por el carril derecho. Además, Farruquito culpó a su hermano del delito para aprovecharse de la ley del menor. Finalmente, en 2006 Farruquito fue condenado a 3 años de prisión. El bailaor sólo cumplió dos años ya que se le consideró un "preso ejemplar".

Otra de las famosas condenadas es María José Campanario, la mujer del torero Jesulín de Ubrique. La 'Campa' fue condenada a un año y 11 meses de prisión por falsedad de documento oficial y tentativa de estafa al intentar lograr una pensión de la Seguridad Social para su madre. La mujer de Jesulín y su madre tampoco tuvieron que pisar la cárcel por no tener antecedentes.

José el Francés es de los que se llevan la palma en lo que a comisión de delitos se refiere. El cantante se hizo popular gracias a su tema 'Ya no quiero tu querer' en el año 2001. Pero su éxito se truncó cuando fue condenado a 9 años de prisión por un delito de tráfico de drogas. Tras cumplir la pena, José el Francés aseguró: "Estoy rehabilitado". Pero en octubre del año 2011 fue acusado de huir de un accidente de tráfico y de agresión y amenazas a los agentes de policía que le detuvieron. El cantante les espetó: "Hijos de puta, chulos, os vais a meter el carné por el culo". Sin duda esta acción demostraba el ciudadano tan ejemplar que es.

Si nos remontamos a finales del siglo XX nos encontramos con otros sucesos que fueron de lo más polémicos en su momento. Nadie puede olvidarse del caso de la Faraona. Lola Flores se pasó cinco años sin pagar a Hacienda. Ella aseguró que estas cosas modernas le parecían muy complicadas y lo del IVA le vino de sorpresa después del Franquismo. Todo el mundo recuerda la famosa frase: "Si una peseta me diera cada español, pero no a mí, a donde tienen que darla, quizás saldría de la deuda". Finalmente, Lola Flores fue condenada a pagar 28 millones de las antiguas pesetas.

Otro que no hacía suya la frase de "Hacienda somos todos" fue el ya desaparecido actor Paco Marsó. El marido de Concha Velasco fue condenado a 2 años de prisión por un delito contra la Hacienda Pública, ya que no pagó el IVA durante 2 años. Además de la pena de prisión, el actor tuvo que pagar una multa de 493.000 euros que finalmente acabó heredando Concha Velasco tras su muerte.

La pregunta que me hago tras este aluvión de datos es ¿por qué unas condenas, para mi gusto, tan suaves e incuso indulgentes para todos estos "famosos"? Me gustaría saber qué pena le cae a un españolito medio si le da por no pagar a Hacienda cinco años o atropella a un hombre y se da a la fuga o conduce borracho.

Me parece que todos estos personajes pueden dar gracias de que España sea un país de pandereta porque en Estados Unidos ya ha habido más de uno y más de dos actores y cantantes que han ido a la cárcel por delitos menores.

Comentarios