sábado 21/5/22

Toque de oración

Para el día 4 de febrero, Obama ha invitado a Zapatero a un acto religioso, y cristiano-ultracapitalista, en el Desayuno Nacional de Oración que convoca una organización autotitulada "subterránea" y que responde a la denominación o rótulo "The Family". El presidente del Gobierno español buscaba afanosamente que su colega norteamericano le invitase a un profano encuentro político y personal, con cámaras incluidas y la consiguiente repercusión mediática, justo cuando ZP debuta como presidente semestral de la Unión Europea.

Ni que decir tiene que este tipo de organizaciones piadosas norteamericanas son casi siempre, o siempre, ultraconservadoras, cual corresponde además a un país que ha utilizado a Dios como su máximo aliado. Un aliado que le falló algo en el caso de las Torres Gemelas, pero que tal vez le impuso ese drama como penitencia por sus numerosos pecados.

Así pues, Zapatero se ve invitado a rezar, aunque, si lo hace, es posible que sólo mueva los labios. El problema, su problema, es paradójicamente la foto, la imagen por él tan buscada, y, que contrasta con su agnosticismo o más bien ateismo patente en todas sus grandes determinaciones y comparecencias laicistas, más que laicas. En el caso del Desayuno Nacional de Oración la ceremonia no es una misa de ritual como en España, un funeral de Estado por ejemplo, sino una cita para el recogimiento piadoso, en un marco de plegarias evidentes que Obama, sin duda, practicará como buen creyente que es o parece ser. El problema de Zapatero, si de rezar a coro se trata, es que no sabe inglés y no es cosa de ponerle al lado un intérprete. Pero eso de mover los labios y afectar unción en una atmósfera que inevitablemente tendrá que impregnarle, parece otra cosa.

No es que Obama le haya tendido una trampa sarcástica y el presidente español resulte víctima de una situación inopinada. Pero también es verdad que hay que saber valorar el signo de las compañías, y en este sentido Obama puede acabar siendo una mala compañía en una circunstancia concreta.

Ya veremos cual es la imagen que se difunde. Téngase en cuenta que los rituales protestantes suelen expresar sus oraciones en forma de cánticos. Esa pueda ser la solución para Zapatero como eventual participante del Desayuno de Oración, pues siempre, en tal caso, podrá cantar, por ejemplo, sin que se le oiga, La Internacional.

Pero no hay que ser pesimistas. Seguramente en determinados momentos del ceremonial las cámaras no le enfoquen y entonces el presidente del Gobierno podrá lucir sin problema, su estampa de invitado distinguido en un esplendoroso momento de su carrera.

Conviene hacer notar la hipocresía con que algunos políticos han reparado burlescamente en la significación de un Zapatero en supuesta actitud orante y piadosa. Bastantes de ellos ya practican esa actitud en pecado mortal de necesidad. Lo cual puede significar que impetran el perdón divino, salvo que comulguen también sin haber acudido antes al tribunal de la penitencia, vulgo confesionario, para limpiarse sacramentalmente de culpas, pues, en caso contrario, si todavía rigen las antiguas normas preconciliares, cometieran sacrilegio.

Algo de esto ha querido prevenir el nuevo obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, cuando le ha recomendado a Zapatero que evite comulgar si su postura es favorable al aborto. En el Desayuno de Oración no es imaginable que exista ninguna ceremonia eucarística, pero la exhortación episcopal podría ser erróneamente interpretada como alusiva a ese acto piadoso de Washington. Lo cual no implica que, asistiendo a una ceremonia tan religiosa, Zapatero vaya a dejar de comulgar. Siempre lo hará con ruedas de molino.

Puede entenderse que la noticia de la advertencia de Munilla, difundida por El País, tiene alguna mala consistencia láctea. Por supuesto que Munilla se lo tiene merecido. ¿A qué viene esa recomendación si sabe perfectamente que Zapatero nunca comulgará sacramentalmente, ruedas de molino aparte?

Toque de oración
Comentarios