miércoles 22/9/21

Violencia machista; una vez más

Hoy, Estrella Digital se hace eco de las sombras que la violencia machista tiende sobre la criminalidad en España. Ningún sector social capitaliza números como las mujeres sujetas a violencia.

La contabilidad, fuera de la estricta medida de la ley, alcanzaría los 56 asesinatos en 2016 si se cuentan, según el Convenio de Estambul, a todas las mujeres asesinadas por hombres, aunque algunas cifras del movimiento feminista lleva esa cifra por encima del centenar. En suma, los asesinatos de mujeres se sitúan entre el 15% y  el 20% de todos los asesinatos violentos.

Pero no es solo el asesinato. El Sistema de Violencia de Género ha llegado a analizar hasta dos millones y medio de situaciones de riesgo. Una cifra, que puesta en relación con la población femenina de nuestro país, supondría que el diez por ciento de las mujeres que viven en España pasan por situaciones de violencia.

El Sistema de Violencia de Género mantiene activos 51.940 casos y tiene a 38,694 usuarias y usuarios en el sistema.

Cierto; el problema no es nuevo, la situación no es de hoy. Pero sigue siendo una realidad contundente: hay hombres que asesinan a mujeres; las someten a violencia y las degradan.

El inventario de la desigualdad es incalculable. Desde la brecha salarial a las profesiones vedadas; de la invisibilidad profesional a la imposibilidad de ascensos. Desde debates que impiden que las mujeres decidamos sobre nuestro cuerpo a debates que, sin embargo, quieren convertirnos en vasijas (maternidad subrogada).

Sí, el inventario de la desigualdad es inacabable; pero ninguna expresión más zafia, ruin o degradante que la violencia machista.

Es probable que no haga falta explicarle a ningún político o política la relevancia del tema. A casi ninguno, para ser más rigurosa y habida cuenta de chistecitos, tuits y demás tontunas que legalizan el machismo.  Quizá si podríamos hacerlo en la judicatura – una de las profesiones con más muros de acceso a la cúpula- que provee, con demasiada frecuencia, sentencias insultantes.

El propio Ministro del Interior reconoció ayer que las cosas, a pesar de los esfuerzos legales, no van muy bien en este tema. Y eso, exactamente, es lo que llevamos diciendo las mujeres, día si y día también.

Estrella Digital ha contabilizado trece asesinatos de mujeres en lo que va de año. En seis semanas y pico, dos mujeres asesinadas por semana. Lo miren como lo miren, un escándalo.

Pacto de Estado; desde luego es la mínima exigencia. Promoción de la cultura de la denuncia, también. Campañas, fundamentales. Pero digámoslo claro: es el dinero; es el dinero.

Policía insuficiente; judicatura escasa, desinformada y poco formada. Seguimiento de las órdenes de alejamiento. Son euros, señores, y digo señores, son euros. Euros y formas de entender las cosas.

En el Congreso ha empezado a funcionar la subcomisión de violencia machista. De la evaluación de los distintos expertos y expertas saldrá un informe que identifique las debilidades del actual sistema y los límites que impiden erradicar la violencia machista.  Seguro que el trabajo tendrá valor; espero que alguien hable de euros.

Cuando escribo esto, conozco que un afamado exdeportista, el machote Maradona, esta siendo interrogado por la policía a causa de un episodio de violencia en la habitación de su hotel. Su mujer, la que sufre la violencia, por miedo, cultura, explotación o lo que sea, no denuncia. Conclusión, el afamado machista se va a comer con las directivas y ocupará esta noche plaza en el más afamado de los palcos.

A una le parece intolerable. Como le parece que equipos de élite ignoren lo que hacen sus jugadores y alardeen de presunción de inocencia. Miren Ustedes, las inocentes eran las asesinadas.

Comentarios