viernes 06.12.2019

… y mañana, Ángela Merkel

Mientras en el PP andan discutiendo aún si son galgos o podencos los causantes del caso Bolinaga, cuando eso ya es pasado… Mientras que la izquierda más sectaria de este país anda preparando un otoño tan caliente que algunos, incluso, piensan asaltar el propio Congreso de los Diputados como colofón a una huelga general y a un sin fin de acciones más cercanas a la gamberrada que a la protesta política… Y mientras Cataluña, Andalucía, la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia andan pidiendo dinero, el que sea, como si fuesen mendigos de semáforo, llega a España Ángela Merkel. Malhaya la hora. Porque lo hace, precisamente, el día en el que Rajoy quiere acelerar el trámite parlamentario de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para crear el fondo de liquidez con el que ayudar a las autonomías pedigüeñas cuanto antes y, de paso, acabar con el espectáculo que están dando. Porque tiene narices que el Gobierno quiera allanar el camino y acortar el tiempo de tramitación para auxiliarlas y la oposición, en la que están representadas esas regiones arruinadas, se niegue a llevarlo a cabo tan deprisa.

Pero, ¿a qué viene, mañana, la señora Merkel, a España?

No lo sé. Pero hay quien asegura que, mañana, será uno de los días más trascendentales del devenir de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, porque de lo que negocie con la Canciller alemana dependerá, en gran parte, el futuro de la economía española. Se da por hecho el rescate de España y lo importante, parece ser, no es la cantidad de dinero a recibir sino las condiciones que traiga anexas. Y eso aún está por cerrar. Por lo que mañana sería un buen día para hacerlo con todo lo que ello lleva consigo. Pero ¿y si la señora Merkel viniese, mañana, a tranquilizar a Rajoy y a decirle que no pida el rescate?

Ese es el último rumor. Al parecer Merkel viene a pedirle a Rajoy que espere. Que no hay prisas. Que aún no se sabe cuál es la verdad del déficit de España, y ahí está para demostrarlo el goteo de peticiones de ayuda autonómico. Que el 12 de septiembre el Tribunal Constitucional germano fallará sobre la legalidad del pacto europeo de disciplina fiscal y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE, el mecanismo de rescate permanente) y eso es trascendental. Y que, como parece que ese fallo será favorable, lo que haya que hacerse que se haga tras la cumbre europea del 19 de octubre, que pasará, por otra parte, a ser determinante… Con lo que todo volverá a la póliza de crédito de 100.000 millones de euros.

Insisto, no lo sé cuál será la postura de la Canciller alemana. Hay apuestas para todo. Pero yo lo hago por la segunda. Es más, estoy convencido que España no pedirá el rescate porque no le conviene a nadie. Incluida, la señora Merkel. De hecho, mañana, además, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, desvelará su estrategia de compra de deuda pública. O sea, que comprará en contra de la opinión de la propia Merkel.

Tengo la sensación de que la Canciller alemana, viéndose perdida, quiere ponerse al frente de los ganadores de esta batalla por salvar el euro y, en definitiva, la UE. Y eso nos favorece.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Comentarios