lunes 09.12.2019

Montoro le arruina la vida a Montserrat Caballé

Melendi ha hecho que 15 septuagenarios  puedan alardear de haber tenido su momento de gloria. Cristóbal Montoro ha logrado que una octogenaria haya vivido uno de los peores momentos profesionales de su exitosa carrera. A los primeros no les ve practicamente nadie los lunes por la noche, al margen de sus familias y los que siguen en Twitter al del "chocolate que más me pone". A la segunda, por culpa de la campaña de la lotería navideña que ha bendecido el ministro, la están viendo ya en todo el mundo gracias a internet.

El anuncio de la Navidad ya se ha convertido en el más visto de la historia de las Loterías y Apuestas del Estado. Y no precisamente porque el spot creado por el cineasta Pablo Berger, ya saben el de 'Blancanieves', fuera el mejor hecho hasta ahora, sino porque lo que sí ha sido es el más parodiable hasta la fecha. 

Que si la versión Back Street Boys, que sei la de Fraggle Rock, que si la de los payasos de la tele, que si la de Terminator, que si la terrorífica... hasta doce versiones surgieron en las primeras 48 horas de vida del anuncio. Eso sí, en todos ellos si hay alguien que sale mal parada es la cantante lírica.

Las caras que pone en el original han dado más juego que los papeles de Bárcenas este año. Son tan pavorosas que a partir de ahora los niños ya le pondrán cara al "hombre del saco", por mucho que se trate de una mujer. Pocos de ellos serán los que puedan dormir a partir de ahora. En vez de Freddy Kruger soñarán con ella y a fe que eso sí serán pesadillas. 

Raphael tampoco es que salga muy bien parado, pero a éste le han parodiado ya tantas veces a lo largo de su vida que ya nadie se sorprende, por mucho miedo que dé también en este spot. No asusta tanto como la Caballé, pero sin duda que podría haber suplido a Christopher Lee en cualquier película de 'Drácula'. 

Lo de la cantante con tesitura de soprano sí da pavor. En cualquiera de las versiones. Lo que ha hecho Montoro con ella no tiene nombre, por mucho que otro colega suyo, Ignacio González, le acabe de dar la Medalla de las Artes de la Comunidad de Madrid. Una cosa no compensa la otra. Ni mucho menos.


Comentarios