lunes 18.11.2019

Belén Esteban, entre la política y la literatura

Ni si se acaba la crisis, ni si Bárcenas, 'El Mundo' o 'El País' tienen más papeles que sacar a la luz, ni si Botella o Rubalcaba seguirán siendo candidatos a algo, ni tan siquiera si el Atlético luchará o no con los dos "grandes" por el título liguero. La noticia más importante de 2014 será descubrir cuál será la nueva profesión de Belén Esteban. 

La "princesa del pueblo" le ha dejado claro este jueves a una "reina" de la mañana como Ana Rosa que si tiene que seguir hablando de su vida privada dejará la televisión. Claro que esta también fue sincera al indicarle a la colaboradora que prefirió las tardes con Jorge Javier que a las mañanas con ella, que ni sabe cantar, ni sabe bailar ni es periodista ni sabe hacer otra cosa que lo que lleva haciendo desde que tuvo un hijo de Jesulín de Ubrique: "Eres un personaje y lo seguirás siendo quieras o no, tu única opción es desaparecer". 

¿Habrá confundido AR a la Esteban con el gran Houdini o David Blaine? Ni cuando ha estado alejada de los platós hemos dejado de saber de ella. Ni ella misma dejaba de ser ella cuando se metía lo que dice que se metía para el cuerpo. 

Descartada la teoría del escapismo, y si realmente es capaz de cumplir por una vez con su palabra, habrá que empezar a buscarle una nueva profesión por si abdica de la televisión. Con sus actuales conocimientos sólo dos podría ejercer en estos momentos sin problemas: la de escritora y la de política.

En la primera ya ha dado el primer paso con 'Ambiciones y reflexiones', el libro que dice ha escrito. Si las ventas son buenas seguro que se animará con otro y después con otro más. Andreíta puede ser para ella en este sentido como Harry Potter para J. K. Rowling. Le puede dar el mismo juego. 

El Plan B sería meterse a política. Si es capaz de reunir a tanta gente frente al televisor para verla, qué no haría si les prometiera que, por ejemplo, las amas de casa tendrían un salario todos los meses y no faltarían los programas del corazón en todas las franjas horarias, y de todas las cadenas. 

Con la cantera tan poco prolífica de políticos que tenemos en este país, donde se intenta reciclar siempre a los mismos y donde ni un solo español confía en los que hay, la Esteban desde luego peor no lo iba a hacer. 

La duda la tendrá que resolver ella, poniendo en la balanza lo que siempre ha puesto, el dinero. "¿Ganaré más con las letras o con los "letrados" del Congrso?". Ese es su dilema. Esa es nuestra angustia.  

Comentarios