domingo 23/1/22

La Liga, definitivamente, se ha fraccionado

La Liga se ha fraccionado en tres grupos, con ambiciones y perspectivas dispares. Por arriba parece que van a quedar solo Barça y Madrid, y éste, como acompañante. Tal y como van ganando sus partidos, con mayor y menor brillantez, la menor es del Madrid, da la impresión de que a ninguno le van a presionar los demás competidores.

Al Barça no creo que ni siquiera el Madrid puede hacerle sombra. Es posible que alguna semana se acorte la diferencia, aunque también lo es que incluso se agrande. El Barça se ha de limitar a no perder pie y el Madrid a que nadie se le acerque demasiado.

El Barça mantiene doce puntos de ventaja respecto del Madrid y éste le lleva nueve al Sevilla y diez a Valencia y Villarreal. Los papeles de los dos primeros están claros.

Tras los dos escapados hay un pelotón formado por Sevilla, Valencia, Villarreal, Atlético de Madrid, Málaga y Deportivo. Entre ellos se han de disputar dos plazas de Liga de Campeones y dos de Copa de la UEFA.

Inesperadamente, el grupo ha aumentado. Junto a los tropiezos de los que cabalgaban sin aparentes problemas han parecido equipos que no habían sido invitados al pastel europeo. El caso tal vez más sorprendente es el del Málaga, que no andaba lejos de las plazas del descenso y ahora está en el andén de un tren para el que no había sacado billete.

El grupo no es, aparentemente, muy consistente por sus irregularidades. Los recién llegados tampoco ofrecen garantías.

La gran pelea está en el furgón de cola. La Liga es larga y quedan muchos partidos por disputar. El domingo Osasuna salió de las plazas de descenso, pero no ha terminado su travesía del desierto. Las diferencias de puntos son tan escasas que algún equipo de la zona media podría verse aún en apuros. En esta clase social habrá drama permanentemente.

Comentarios