martes 26/10/21

El Espanyol empujado a la periferia barcelonesa

El Real Club Deportivo Espanyol fue fundado por catalanes y católicos. El Fútbol Club Barcelona nació de un grupo de extranjeros, protestantes, a cuya cabeza estuvo el suizo Hans Gamper. El Barcelona, con la cuatribarrada en el escudo, es el club mayoritario y aglutinador del catalanismo.

El Espanyol es, desde hace años, una segunda opción. Los "periquitos" son casi gente original porque pudiendo ser del grande suspiran por el menor. El Espanyol pasó de Sarriá, su emblemático campo a vivir de alquilado en Montjuic, estadio al que le ha hecho gran favor porque sin su presencia es probable que vuelva a deteriorarse como ya ocurrió con el anterior.

El domingo, quienes antaño cantaban "somos españolistas de la corona, de la corona, somos especialistas en dar palizas al Barcelona" inauguraron su nueva casa. Se han ido a un lugar de la periferia y tienen una portería en Cornellá y otra en el Prat.

Las dificultades económicas, la pérdida de parroquia, lo han ido empujando hacia el segundo plano del fútbol catalán, pero ser "perico" tal vez tenga más mérito que ser "culé". Se sufre más y se disfruta tan de tarde en tarde que el estreno de la nueva sede sirvió para recuperar protagonismo. Encima, el equipo le ganó por 3-0 al Liverpool que entrena Rafa Benítez.

El Espanyol, club de ilustre historia, se ha desclasado. Ha perdido parte de su identidad con el traslado de sede. Sin embargo, su campo es, futbolísticamente, mejor que Montjuic y hasta cabe la posibilidad de que conquiste nuevos fieles en los aledaños. Lo merece.

Comentarios